Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Al final, ¿quién resultó ser un peligro para México?


H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)

Para que Andrés Manuel López Obrador no se quedara como jefe del Ejecutivo Nacional, la oligarquía, compuesta por el duopolio televisivo, líderes sindicales y políticos corruptos, miembros de la Iglesia, banqueros, algunos empresarios, entre otros, inició una guerra sucia en contra de este político; el lema de ésta fue: "López Obrador es un peligro para México".

Y si bien esta manipulación mediática debilitó al candidato del PRD; no obstante, no logró ser un obstáculo para que éste consiguiera la mayoría de los votos en la jornada electoral del 2006. Consecuentemente, este grupo de personas que intentó destruirlo, acabó por idear un fraude electoral que provocó que Felipe Calderón usurpara la presidencia de la República Mexicana. Más adelante a varios de los que originaron esto, les salió el tiro por la culata.


El peligro del que hablaba la oligarquía radicaba en que Andrés Manuel era un populista, mesiánico, que desafiaba a las instituciones y que se oponía a la transparencia. También, lo describían con atributos socialistas, chavistas y dictatoriales. Por lo que engañaban al pueblo mexicano, que en su mayoría, sin importar la clase social, es vulnerable al engaño a causa de lo desinformado y desinteresado que está en cuanto a las cuestiones de política.

Entonces muchos empresarios, inversionistas, ciudadanos de las clases media, media alta y alta, comenzaron a creer en lo que los medios les decían sobre el tabasqueño y, a resultas, empezaron a temer por el porvenir de México y, principalmente, por su futuro económico. Pues claro está que la guerra sucia iba dirigida a la avidez, avaricia, egoísmo, codicia, individualismo, de todos los mexicanos. Y muchos de ellos amenazaron con sacar sus inversiones, con dejar de invertir y con irse de México.

Pero se instauró el gobierno de Calderón y muchos de ellos se sorprendieron de lo que esto significó. Para muchos, incluso, fue peor que salir del país; para otros, hubiese sido mejor perder todo su capital de lo que en este sexenio perdieron o han perdido; para unos cuantos, ha sido lo mejor que les ha pasado; para casi todos, en este gobierno han vivido los peores años de sus vidas.

Durante este régimen, millones de pesos han salido del país, las remesas han caído, miles de mexicanos se han ido al extranjero y millones de extranjeros se abstienen de venir, ya sea a invertir o de turistas. Sin embargo, eso no lo fue todo; pues mientras que aquellos que le temían a López Obrador a causa de que creían que su derecho de propiedad corría peligro, se dieron cuenta de que con FECAL perdieron mucho más que su patrimonio: perdieron la libertad de salir de sus casas sin miedo, perdieron la tranquilidad de vivir en paz, perdieron la certeza de que esa noche regresarían con vida a sus hogares, perdieron su seguridad, perdieron padres, perdieron hermanos, perdieron hijos.

Por eso, el día de hoy, yo me cuestiono: al final, ¿quién resultó ser un peligro para México? Y la realidad que vivo me responde, que siempre fue Felipe Calderón, que jamás fue Andrés Manuel López Obrador. Por esto yo urjo a todos a que no se dejen engañar con la guerra sucia de Televisa y Tv Azteca, que no se cieguen ante la tragedia que vivimos, que se den cuenta de lo necesario que es un cambio, que créen conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario