Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

De cómo llegué al Twitter. Segunda parte



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

El arbitrario, desvergonzado y antidemocrático intento del gobierno federal y la oligarquía de desaforar a Andrés Manuel López Obrador para privarlo de sus derechos políticos y de su libertad, fue lo que me despertó políticamente. Desde antes ya comenzaba a empaparme del marxismo y de las distintas corrientes socialistas y comunistas como el maoísmo, el trotskismo, el leninismo. No obstante, a resultas de mi juventud me parecían lejanas y poco comprensibles. Pero eso no me quitaba la inquietud social e intelectual que venía molestándome desde los 13 años.

Luego vino el fraude de 2006. Maldita sucesión presidencial, siempre tan complicada, turbia, sucia y manoseada. Me indignó. Y siempre quise hacer algo para reivindicar ese julio, esa jornada electoral fraudulenta, preludio de una tragedia nacional que habría de traerle a México pobreza, crisis, guerra, muerte, sangre y miedo. Todo lo que representa el presente mexicano, que urge que se convierta en un pasado lejano.

Como lo dije en la primera parte de esta historia que cuenta cómo llegué a Twitter, cuando comencé a entender y encariñarme con esta red social, fue por los días en que López Obrador, ante el Zócalo repleto, anunció que su movimiento participaría en los comicios federales de 2012, anuncio que me dio motivos de volver a tener esperanzas de un México mejor y de tener motivos para inmiscuirme en el mundo de la tan compleja política mexicana. Y decidí utilizar el Twitter para apoyar la futura candidatura de AMLO.

En esa época, y todavía, los periodistas más activos en Twitter eran @FedericoArreola y @julioastillero , este último sin hacer, a diferencia de aquél, proselitismo en favor de Andrés Manuel. Y leí un tuit de Arreola que decía que mandáramos a su correo electrónico ideas para apoyar al tabasqueño para que volviera a ganar la presidencia en 2012. Y le mandé este correo:


Señor Arreola, antes que nada déjeme felicitarlo por su labor periodística: soy lector de El Chamuco, SDPnoticias.com y de sus "tuits". En Twitter soy @HECavazos. Sin embargo, este Mail no es de carácter halagante, sino constructivo.
Soy, al igual que usted, uno de los 15 millones de mexicanos que simpatizan con Andrés Manuel López Obrador. Mi convicción la he forjado desde que se le intentó desaforar. Y de verdad me indignaría, enfurecería, que se vuelva a repetir el inhumano, irresponsable, fraude del 2006.

Tengo varias razones para no estar confiado ni seguro de que AMLO va a lograr quedarse con la presidencia de este país, para nuestra y su desgracia, pues aunque rece la Constitución que somos una república democrática, no lo somos; de hecho, si algo representa nuestro sistema político, social y económico, es que somos la forma viciada de la aristocracia: México es un país oligárquico, y queda en nosotros hacerlo democrático, representativo y federal, como debería ser, como, se supone, somos.

Esa oligarquía, compuesta por el duopolio televisivo, el monopolio telefónico, algunos líderes sindicales y políticos corruptos, etc., no va a permitir que AMLO gane las elecciones del 2012 -según yo-, pues ya lo impidió en las del 2006. Otra razón es el letargo intelectual y político en el que permanece la clase media, media alta y alta del país a causa de las fuentes que utilizan para proveerse de información: Loret de Mola en las mañanas, Milenio noticias durante el transcurso del día, Gómez Leyva en la noche y López Doriga antes de dormirse. Mi familia pertenece a esa gente víctima de la mentira, la manipulación. Por eso sé de las calumnias que se dicen acerca de AMLO, de las constantes ignominias que se escuchan en la televisión, que se leen en varios diarios... El periodismo en México está casi completamente corrompido y vendido a la anteriormente mencionada oligarquía.

Pero aún hay esperanza. No todo está perdido, gracias a gente de La Jornada, Proceso, El Chamuco, Aristegui, SDPnoticias, etcétera.

Ahora, la conclusión: quisiera saber si usted me podría permitir publicar de vez en cuando alguna columna en SDP; creo tener ideas; tengo algo de experiencia en la escritura -sobre todo he escrito mucha ficción-, y, sobre todo, para poder llegar a jóvenes de todas las clases, pues estudio dos carreras: una en Derecho en la UIA y otra en lenguas y literaturas hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Ya lo dijo nuestro Presidente Legítimo cuando nos visitó en la UNAM: "si no resolvemos el destino de la juventud, no vamos a poder resolver el destino de México". De verdad me gustaría ayudar al movimiento de Andrés Manuel López Obrador. México es todavía una nación joven, cuya población, en su mayoría, está compuesta por jóvenes. Quisiera ser de los que persuadan a éstos para que ejerzan su voto a favor de AMLO, de la paz, del progreso. Si en las siguientes elecciones logramos ser una aplastante mayoría, ni la oligarquía ni nadie podrá robarnos otra vez. 

Quedo a sus órdenes, señor Arreola. 

Muchas gracias por su atención.

Humberto Enoc Cavazos Arózqueta    

En la siguiente columna sobre este tema, les contaré cómo fue que empecé a escribir para SDPnoticias.com. Y desde que mandé mi primer columna, he utilizado a este portal y a Twitter para crear conciencia. 

Continuará. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario