Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

De Elba Esther y de la ignorancia de los panistas y de los niños



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)


En el Distrito Federal se otorgó el derecho para adoptar y contraer matrimonio entre personas del mismo sexo. Y a los panistas no les pareció correcta, moral, digna, tal legislación. En la misma capital de la República, las mujeres, por tener derecho pleno sobre su cuerpo, pueden, sin ser sancionadas posteriormente, abortar dentro de un plazo determinado. Y a los blanquiazules tampoco les parece un derecho conforme a las buenas costumbres y a los valores de la sociedad mexicana.

Consecuentemente, considero a los simpatizantes del Partido Acción Nacional intolerantes, retrogradas y de ideales anacrónicos. Y es que si este grupo de personas no puede respetar derechos especiales para minorías o mujeres, entonces ¿por qué, siendo ellos minoría en el país, debemos respetar sus ideas y su posición política?

¿Que los panistas tienen derecho a serlo? Evidentemente sí. Pero, ¿debemos respetarlos a causa de esto? Yo sí, porque soy muy respetuoso y tolerante. Pero ustedes, si quieren, no lo hagan. Porque aquel sector de la sociedad manifiesta su repudio, casi a diario, por personas que no comulgan con sus ideales: socialistas, comunistas, anarquistas, socialdemócratas, perredistas, petistas, priístas, homosexuales, mujeres emprendedoras y libres, y un largo etcétera.

Aunque el problema de los derechistas no es su escasa capacidad para aceptar y comprender las diferencias esenciales de los seres humanos que conforman la sociedad mexicana. No. Existen contrariedades más graves, aunque poco peores, que ésta anteriormente mencionada. ¿Como cuál? Su casi nula aptitud para elaborar juicios. Y ésto le causó un grave problema a la nación, ya que, hace cuatro años, y si bien siguieron siendo minoría, hubo quienes votaron por Felipe Calderón dejándose engañar por el duopolio televisivo, Salinas de Gortari, el gobierno de Fox, los banqueros y Elba Esther Gordillo.

Increíble. Pues los mismos que siempre se quejaron del totalitarismo priísta, de las estupideces de Vicente Fox, de la crisis económica provocada por Salinas de Gortari, de los líderes sindicales corruptos, de las mentiras de Televisa, en el 2006, se creyeron todos los embustes que este grupo de personas siniestras y dañinas para el país les dijeron: "López Obrador es un peligro para México". Y lo peor es que no fueron sólo los panistas quienes consideraron como verídica tal calumnia, pues hubo priístas, perredistas, que creyeron haberle hecho un bien a México dándole su "voto útil" a Felipe Calderón. ¿Útil? Luego de tanta sangre derramada, pánico, desempleo, pobreza, epidemias, pobreza, miseria, desigualdad, ¿seguirán creyendo que fue "útil" su voto?

Me tranquiliza saber que no fueron mayoría. El fraude electoral del 2006 está documentado. Fuimos más quienes realizamos nuestro derecho al sufragio a favor del verdadero cambio, de la solución para lograr el tan esperado progreso. Nosotros no nos dejamos engañar. Nosotros, los conscientes, éramos, y seguimos siendo, la gran masa popular ávida de tener una nueva República, un México con mejores condiciones, un México con un Estado que se preocupe por el bienestar de la sociedad. Y seremos quienes lo logremos. Sobre todo, lograremos instaurar, por fin, la paz.

Sin embargo, aquellos que manipularon, mediante una guerra sucia antidemocrática, a una parte de la ciudadanía, se siguen encargando de mantener a México embrutecido, aletargado. A diario lo hace la televisión, el gobierno federal, la Iglesia, los propietarios de monopolios. Y ahora, para variar, la mujer más grotesca del país: Elba Esther Gordillo. Ahora lo hace nuevamente. ¡Y lo hace con niños! En las escuelas.

Carajo. No debemos permitirlo. Hay que cerrar filas ante la oligarquía rapaz que gobierna este país. Y esto sólo lo lograremos, a mi parecer, creando conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario