Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

De las afirmaciones de Valdés Zurita y de su cinismo




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)



El día de ayer se llevó a cabo la ceremonia del XX aniversario del Instituto Federal Electoral. En este festejo, el señor Leonardo Valdés Zurita, consejero presidente de este órgano, a la hora de hablar, no hizo más que mentirle, de forma cínica y desvergonzada, a su auditorio, conformado, en su mayoría, por mentirosos, cínicos y sinvergüenzas también. A resultas de esto, nadie se inmutó ni contradijo al señor Valdés. Simplemente, aplaudieron.



Lo primero que aseguró, Valdés Zurita, fue que el autoritarismo en México se había terminado. A lo que yo me pregunto: ¿se terminó realmente el autoritarismo en nuestro país? No lo creo. Basta salir a las calles de cientos de municipios y ver que a éstas las patrullan militares, mismos que han violado en numerosas ocasiones los Derechos Humanos de miles de mexicanos. Luego, la restricción de libertades que se han llevado a cabo en ciertos lugares del país mediante la inducción de terror por parte de los medios de comunicación, orquestando esto junto con el gobierno. También, los retenes, los cateos, los levantones, los arraigos. Por lo que le preguntó al señor consejero presidente del IFE: ¿es usted tonto, o sólo nos quiere ver la cara?



Después de esto, Leonardo Valdés, habló de " [...] el ejercicio de los valores fundamentales para impulsar el pacto social que le da sustento a México". Esto también hizo que me cuestione: ¿pacto social? En este país si algo no se ha respetado desde que adoptamos el neoliberalismo, desde que se llevaron a cabo dos fraudes electorales, desde que se benefician nada más un pequeño grupo de ciudadanos, desde que las iglesias volvieron a hablar, es el pacto social entre el Estado y sus gobernados. ¿Dónde está el pacto social si casi todo México vive en miseria y algunos mexicanos figuran entre los más ricos del mundo? ¿Dónde está el pacto social si se manda a la calle, de forma arbitraria, a más de cuarenta mil empleados en una noche? ¿Dónde está el pacto social si casi el setenta por ciento de los mexicanos no votó por quien ocupa la jefatura del Ejecutivo Federal?



Más adelante, emanó más cinismo de su boca. Afirmó que el Instituto Federal Electoral era un organismo autónomo. Me imagino que se refería a que en teoría, el IFE, debería de gozar de autonomía. Sin embargo, a lo largo de estas dos décadas, todos los mexicanos hemos sido testigos de las irregularidades, la complicidad entre este instituto con ciertos sectores políticos y las fallas que ha presentado. En 2006 significó un obstáculo para la democracia. Han formado parte de este órgano personalidades tan negligentes, corruptas e ineptas, que me cuesta trabajo nombrar. No obstante, hubo una excepción: José Woldenberg, en mi opinión, un hombre capaz e inteligente que sí permitió una transición a la democracia en el año 2000. Falta gente como él. Y debemos prescindir de gente como usted, Leonardo Valdés Zurita.



Pero no todo lo que dijo el actual consejero presidente del IFE fueron mentiras. Una verdad sí dijo, pues declaró: “El México de hoy no puede explicarse sin el IFE”. Y tiene mucha razón, además. Esa sí fue una declaración sensata. El México de hoy, el del déficit público, el de la crisis económica, el del desempleo, el de la pobreza, el del miedo, el de los treinta mil muertos, el de la guerra, el de las torturas, el de la pobreza, el de la oligarquía, no se puede explicar sin el IFE, pues unos de los culpables de que se haya podido orquestar el fraude electoral en 2006 fue el Instituto Federal Electoral. Por eso, en eso sí tiene razón señor Valdés: gracias al organismo que usted preside, se puede explicar el México de hoy.



Por todo esto, propongo que antes del 2011, que comienzas las elecciones importantes, se coloque en la presidencia del IFE a alguien con más credibilidad, que sí inspire confianza y que no sea ni demagogo ni cínico. Es imperativo que se quiten del camino a todos los servidores públicos que pudiesen impedir la transición a la democracia, logrando con ésta un cambio positivo en el país. Y es que no sólo el consejero presidente del Instituto Federal Electoral está involucrado con la oligarquía -ya vimos los actos de censura-, hay muchos más que debemos ir señalando. Nada ni nadie puede ni debe impedir que México se democratice; a crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario