Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

De usurpadores y de espurios




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)



Desde hace ya un par de años, el PRD, ha pasado por una terrible crisis: perdieron gubernaturas de estados que eran perredistas por antonomasia, cayeron en más de 20 puntos en las preferencias electorales, han perdido la confianza de sus simpatizantes y no han logrado una unidad sólida. El Partido de la Revolución Democrática nunca se había debilitado tanto como lo ha venido haciendo en los últimos dos años.



La debacle anteriormente descrita se le debe atribuir a la dirigencia del partido: Jesús Ortega Martínez y sus secuaces, mejor conocidos como los "Chuchos". Estos ineptos, negligentes e inútiles, que se han encargado de hundir a la izquierda, buscando legitimarse, se aliaron al partido que se ha encargado de difamarlos, calumniarlos y, claro, que les robó la presidencia en 2006: el Partido Acción Nacional. Esta alianza, además de demostrarle a los militantes que sus dirigentes no tienen dignidad, les demuestran que tampoco tienen vergüenza.



Las alianzas entre PAN y PRD representan un oxímoron; la relación entre ambos partidos es antitética y, a resultas, pareciera ilógico que éstos se aliaran. Sin embargo, sí hay similitudes entre ambos: en los dos partidos hay usurpadores y hay espurios. Pues, veamos, la dirigencia del PRD fue usurpada por los de Nueva Izquierda, que de izquierda tienen lo de legítimos, y la presidencia de la república fue usurpada por un espurio llamado Felipe de Jesús Calderón Hinojosa. Consecuentemente, se entiende que los dos espurios, Ortega y Calderón, se entiendan en negocios políticos.



Pero el gran problema que representan los "Chuchos" no es sólo la traición ideológica que llevan a cabo aliándose con el PAN, es que están convirtiéndose en un obstáculo para el rumbo de la verdadera izquierda, la que representa el movimiento de Andrés Manuel López Obrador. Y es indignante que estos pusilánimes, vendidos, ruines, mezquinos, traidores y "prostitutos políticos" intenten frenar e, incluso, impedir, la transformación de México. No obstante, no lo lograrán. Los "Chuchos" son poca cosa; son patéticos, débiles, escuálidos.



Otra cuestión que debe de considerarse, es lo que está sucediendo con Marcelo Ebrard. Este hombre o padece de delirio de grandeza o se ha vuelto un imbécil. Yo creo que es lo primero. Pese a esto, pienso que se equivoca al marchar junto a Ortega y a Solís. Lo peor es que lo hace por avidez, por codicia. El jefe de gobierno piensa, ilusa e ingenuamente, que de vencer las alianza PRD-PAN en Edomex el próximo año, será presidente.



Los "Chuchos" están manipulando a Ebrard. Están haciendo de él un "Chucho" más: un político desleal, ingrato y traidor. ¿Qué se le olvida a Marcelo que es jefe de gobierno del Distrito Federal sólo porque la gente veía en él a un hombre cercano a AMLO?; ¿qué no se da cuenta Marcelo que la alianza PAN-PRD busca golpear tanto a Peña Nieto como a López Obrador?; ¿qué no percibe Marcelo el daño que la dirigencia del PRD le ha hecho al partido, su partido? Si sí está consciente, Ebrard, de todo esto, entonces ya se convirtió en la misma porquería que los "Chuchos".



No obstante, insisto, tampoco estos de Nueva Izquierda podrán frenar a Andrés Manuel, pues hoy es el puntero de los candidatos de izquierda, y con tendencia a la alta. La alianza de los usurpadores y de los espurios quedará en tercer lugar, sin a duda, en el Estado de México. Porque el candidato será panista, será gris y no se identificará ni con la izquierda ni con la gente. No es lo mismo ganarle a los criminales de Ulises Ruiz y de Marín que a Peña Nieto. Pero los "Chuchos" son idiotas.



Este 2012, quienes se disputarán la presidencia de la república serán Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Político que no acepte esto, es un necio o un iluso, como Ebrard, a quien hoy juzgo junto con los "Chuchos". Pero no es mi juicio el que los sentenciará, será cuando los juzgue el pueblo. Sólo es cuestión de demostrar lo que la dirigencia del PRD representa para que la multitud clame por su renuncia. Por eso, como siempre, para salvar a México y a la izquierda, quitemos a los "Chuchos" del PRD creando conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario