Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Del PRI y de sus artimañas y engaños



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)

Si existe un partido político antidemocrático por antonomasia, ese partido es el revolucionario institucional. Este partido nos gobernó, de forma totalitaria y autoritaria, durante sesenta años. No digo setenta y uno, como debería decir, porque me parece que Calles y Cárdenas gobernaron correctamente; de hecho, considero al general Lázaro Cárdenas el mejor presidente que ha gobernado este país. Pero los que le sucedieron no fueron otra cosa que presidentes demagogos, cleptómanos, embusteros, corruptos, ineptos, negligentes, entre otras cosas. Ahora el que pretende ocupar la presidencia, aparte de todo esto, es un mamón también.



El PRI demostró, a lo largo de nuestra historia, ser un partido político codicioso, que no se conformaba con controlar el Poder Ejecutivo, que necesitaba gobernar en todos los estados, controlar los poderes legislativo y judicial también. No fue hasta 1989 que este partido perdió la gobernatura, por primera vez en la historia, de una de las 32 entidades federativas que nos conforman: perdieron en el estado de Baja California. Hasta los años noventa comenzó, mediana o mínimamente, a imperar lo consagrado en la constitución y no la voluntad presidencial. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos les importaba a los priistas como les importaba su pueblo: nada.



Otro rasgo característico, de los gobiernos priistas, era su insultante cinismo. Era indignante mirar la liturgia de los Informes Presidenciales, los vídeos de un México eufórico tras las elecciones de 1988. Es imperdonable, doloroso, saber que Díaz Ordaz pronunció las siguientes palabras: "Mi gobierno protegerá todas las libertades menos una...la libertad de acabar con otras libertades". Si el hecho de que este ex presidente haya dicho aquello no es cinismo, entonces qué sí lo es. Pero cuando la manifestación de este el cinismo era incomparable, era en el proceso del "Dedazo". ¿Cómo pudieron levantar al pueblo mexicano en armas con la frase de "Sufragio efectivo, no reelección" para luego hacer del sufragio el derecho más obsoleto que los ciudadanos podían ejercer? Sólo el priismo es capaz de esto.



El día de hoy, el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, desgraciadamente, encabeza las encuestas. Es increíble que el pueblo mexicano tenga la memoria tan corta y tan mala, a veces llegamos a ser, incluso, imbéciles por esto. 60 años de totalitarismo, autoritarismo, corrupción, inseguridad, déficit económico, antidemocracia, pobreza, miseria, opresión, a causa del gobierno priista. ¿Quieren que regrese eso? Y sé que algunos de verdad lo querrán. Aquellos ya fueron engañados por los del PRI, expertos en la mentira y en las artimañas políticas.



Y no digo que el día de hoy, con el PAN, no reunamos las mismas características de un Estado gobernado por un pésimo gobierno. Pero el cambio que necesita México no lo originará Peña Nieto ni su partido ni el PAN. Ni siquiera lo ofrecen. El cambio que necesita México, según yo, se dará cuando nuestra sociedad empiece a trabajar en las cuestiones colectivas, cuando vea por el interés público, cuando sus miembros vivamos honestamente, cuando se eduque, cuando inicie el proyecto alternativo de nación.



México no necesita al PRI, necesita paz, justicia y libertad. Nuestro Estado debe de recuperar la fuerza que la oligarquía, el crimen organizado y el mercado le han quitado. Necesitamos una educación mucho mejor para que las artimañas y los engaños de los revolucionarios institucionales no sirvan de nada. Porque hoy se nota lo mal que estamos en el poder que ha recuperado el PRI, que no dudo que lo lograron gritándole y preguntándole al pueblo que quién los mantuvo en una dictadura partidista, que quién les provocó las crisis económicas más grandes de la historia, que quién asesinó a miles de jóvenes, que quién desapareció forzosamente a opositores, que quién los metió al Tratado de Libre Comercio, que quién trajo al neoliberalismo, que quién les robo hasta cansarse, que quién les mintió durante décadas. Y cuando el pueblo responda que el PRI, el orador priísta les contestará que entonces, este 2012, tachen en las boletas al PRI. Porque así son los miembros de ese partido, unos cabrones.



En dos años habrá una nueva jornada electoral, espero que sirva para un bien. En el 2012 tenemos que votar por un nuevo México, el PAN y el PRI representan al México de ayer y al de hoy. La alternancia partidista en el poder es uno de los pilares de la democracia; en un par de años le toca a la izquierda. En el 2000 logramos un cambio; pero la derecha mostró incompetencia al gobernar. Yo creo que la izquierda si lo logrará, porque somos más, porque el gobierno sería legítimo, porque tendría mayor apoyo el Estado, porque vamos a estar mejor. Es necesario para que ganemos todos los mexicanos, crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario