Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Ebrard y Encinas; ¿congruencia o maquiavelismo?


H. E. Cavazos Arózqueta

Cuando supe que Marcelo Ebrard Casaubón reiteró su apoyo, su respaldo, a la candidatura de Alejandro Encinas Rodríguez, a pesar de que este último mantenía su postura de negarse a participar en la elección del Edomex bajo una alianza entre el PAN y el PRD, no supe si reír o llorar.

¿Por qué el hombre que dijo, más de una vez en público, que las alianzas habían llegado para quedarse, ahora se manifiesta tácitamente en contra de éstas?; ¿lo hizo por haber recuperado la sensatez?; ¿recuperó el mandatario capitalino la congruencia perdida? o, en cambio, ¿acaso fue un acto meramente maquiavélico?

Algo tuvo que provocar el divorcio del jefe de gobierno del Distrito Federal con los dirigentes nacionales del PRD, los de Nueva Izquierda, mejor conocidos como "los chuchos". ¿Cuál habrá sido la razón?; ¿la congruencia o el maquiavelismo?

Tal vez Marcelo Ebrard se dio cuenta que llevaba transgrediendo y ultrajando los principios rectores de la izquierda. Quizá "el carnal" despertó de un letargo inducido por las lenguas ponzoñosas de "los chuchos". Es probable que Ebrard Casaubón se haya percatado que el pragmatismo vil, ruin, que impulsaban la dirigencia nacional del PRD y la oficina de Los Pinos era carente de grandeza a diferencia de sus ideales.

Sin embargo, existe la posibilidad que aquello que llevó al alcalde del D.F. a reformar su postura en relación con la alianza se debió a razones mucho menos grandilocuentes, honestas.

Y es que hace poco, Marcelo Ebrard, se dio cuenta que carecía de poder y presencia dentro del Partido de la Revolución Democrática. Cuando intentó crear su tribu, a la que llamé "los carnales", para contender en la elección para presidente nacional del partido, su candidato, Ríos Pitter, quedó en un muy lejano tercer lugar.

El "carnal" Marcelo se quemó esa noche.

Más adelante, y al mismo tiempo, seguramente, el mandatario capitalino se fue dando cuenta que el movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador, morena, iba fortaleciéndose y creciendo a diario. Sabía que en los próximos comicios locales de Edomex, de concretarse la alianza entre el PAN y el PRD, el candidato del Movimiento Regeneración Nacional habría alcanzado fácilmente el segundo lugar, mínimo. Y esa hubiese significado su derrota definitiva frente a AMLO, rumbo a la candidatura presidencial de 2012.

Consecuentemente, probablemente Ebrard apoya a Encinas, candidato sobre todas las cosas lopezobradorista, confiando en que la derrota de éste significaría, también, la de López Obrador. Quizá el fefe de gobierno del Distrito Federal haya lanzado la moneda pensando que si respalda a Encinas y gana el PRD, pierde la posibilidad de obtener la candidatura del PRD para los comicios federales de 2012; no obstante, si el diputado perredista pierde en Edomex, esa derrota alcanzaría también a Andrés Manuel. No sé.

¿Qué estará pensando Marcelo Ebrard o, peor, Camacho Solís?

Yo le voy a dar el beneficio de la duda al alcalde del D.F. Porque creo que sabe perfectamente que es prácticamente imposible que obtenga él la candidatura presidencial perredista; porque debe estar consciente de que le falta popularidad y reconocimiento en la República y porque, sobre todo, dentro del PRD el 67% desea que el candidato sea Andrés Manuel López Obrador.

A causa de esto, concluyo otorgándole, como dije, el beneficio de la duda a Marcelo Ebrard Casaubón. De verdad espero que éste, AMLO y el ingeniero Cárdenas recorran el estado de México apoyando a Alejandro Encinas Rodríguez. Ellos son los tres líderes más importantes del PRD. Unidos pueden con "los chuchos". Aún se puede evitar la alianza. Se le puede ganar al PRI en Edomex. A crear conciencia.    

 @HECavazosA
hecavazos@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario