Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

El PRI y el PAN son el verdadero peligro para México




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)


El PRI y el PAN son lo mismo: dos partidos completamente corrompidos, antidemocráticos y al servicio de la oligarquía. A ambos los conforman una importante cantidad de políticos mentirosos, cleptómanos y asesinos. En Acción Nacional, además, uno que otro borracho o, incluso, alcohólico. Resumiendo, tanto el tricolor como el blanquiazul son la misma porquería.

Sin embargo existe algo que distingue a los priistas de los panistas: si bien ambos representan, casi en su totalidad, pues existen excepciones, a la escoria de la sociedad mexicana por sus vicios y defectos; no obstante, los del Revolucionario Institucional son infinitamente menos idiotas que los de Acción Nacional. Por consiguiente, resulta complicado determinar quienes son peores, si éstos o aquellos.

Tal vez el peor defecto que comparten el PRI y el PAN es su insultante indiferencia por la democracia. Y mofarse de esta última es faltarle al respeto al pueblo mexicano y, a resultas, atentar contra la soberanía nacional. Porque el sufragio es una manifestación de la voluntad popular, y transgredirlo es atacar a la escénica misma de México: a su pueblo.

A raíz del fraude electoral de 2006 quedó probado lo anteriormente dicho. A causa de esto, pienso que resulta paradójico ejercer el derecho a voto en favor del PRI o del PAN, ya que cualquier ejercicio democrático se antepone al principio regente de estos dos partidos: velar por los intereses de la oligarquía y gobernar acatando las órdenes impuestas por esta última.

Y lo más preocupante es que existen muchos ciudadanos que hartos de la negligencia y la incapacidad para gobernar de los políticos de Acción Nacional, resignados busquen la salida más fácil: votar por el PRI. Esto demuestra la escasez de memoria colectiva de los mexicanos; pues se entiende que la gente esté harta de la ineptitud panista, pero ¿regresar al totalitarismo o dictadura perfecta priista? Estoy seguro que esa tampoco es la mejor opción.

Votar por el PRI es olvidar los 71 años de dictadura partidista, de totalitarismo opresivo; votar por el PRI es olvidar el espejismo impuesto por un gobierno manipulador y embustero; votar por el PRI es olvidar las crisis económicas provocadas por el feroz y ávido saqueo de los recursos nacionales; votar por el PRI es olvidar la corrupción y las mafias sindicalistas; votar por el PRI es olvidar las represiones estudiantiles; votar por el PRI es olvidar el genocidio hacia opositores; votar por el PRI es olvidar las torturas a campesinos estudiantes y obreros; votar por el PRI es olvidar las desapariciones forzadas; votar por el PRI es olvidar el fraude de 1988; votar por el PRI es olvidar quién nos metió al TLC y nos hizo neoliberales.

Y claro, votar por el PAN, sencillamente, es concordar con las políticas inhumanas, sangrientas, explotadoras y arbitrarias de estos dos últimos sexenios. Darle otra oportunidad al PAN sería permitir otro gobierno bruto. Otros 6 años de Acción Nacional serían otros 6 años de guerra, de dolencia, de miseria, de parálisis, de terror. Pero este partido no tiene ni la más remota posibilidad de vencer en 2012. Por eso no me preocupo por ellos, me preocupo por los tricolores.

A causa de esto urjo a todos a no dejarse engañar por los falaces por antonomasia: el PRI y Televisa. Éstos por medio de artimañas y sugestiones pretenden hacerle creer a la sociedad que el candidato del Revolucionario Institucional es un joven apuesto y bien peinado que representa a una nueva generación de priistas. Mentira. Detrás de este juguete se encuentran los más ponzoñosos, saqueadores y ladrones de México. Ellos serán quienes gobernarán de verdad. Y no debemos permitirlo. A crear conciencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario