Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

El sexenio de los balazos y los incendios




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)


Este sexenio será inolvidable para el pueblo mexicano por ser el más sangriento de la historia de México. Especialistas especulan que de seguir la ola de violencia como se ha mantenido, en ascenso, para el 2012 serán 14 muertos por cada 100 mil habitantes. Todos estos provocados por la guerra contra el narcotráfico (Proceso 1774).

Sin embargo, otro rasgo que ha de caracterizar este sexenio, serán las muertes que han causado incendios y explosiones provocadas por la negligencia de ciertos funcionarios públicos o empresarios. En poco más de un año fueron apareciendo, por lo menos en La Jornada, las siguients notas:










Explosión de polvorín clandestino deja cinco muertos en Iztacalco http://www.jornada.unam.mx/2010/10/31/index.php?section=capital&article=029n1cap






Perecen cuatro campesinos al combatir incendio en Guerrero http://www.jornada.unam.mx/2010/06/01/index.php?section=estados&article=031n1est


Incendio provoca la muerte de al menos 31 niños en Hermosillo http://www.jornada.unam.mx/2009/06/06/index.php?section=estados&article=023n1est


El incendio grave más reciente fue el ocurrido en Culiacán, Sinaloa, en una tienda Coppel. Y ayer y hoy se ha comentado acerca de este suceso y sobre este empresario. El Sr. Federico Arreola concluyó su columna de ayer con el siguiente párrafo:

"Soy partidario de apoyar a los empresarios honestos y considero que sin generación de riqueza no hay ninguna posibilidad de acabar con la pobreza. Pero, ¿es empresario el señor Coppel? Más bien parece un delincuente que, en cualquier nación civilizada, estaría en la cárcel."

Concuerdo ampliamente con él.

Además, añadiría que la izquierda no está peleada con los empresarios. Pero es que, sin importar la ideología, no se puede abstener uno de mentársela a Coppel. Yo ayer en Twitter lo hice. Se la mente a Enrique Coppel; incluso lo hice con respeto. No obstante, quienes leyeron mi mentada, en lugar de quejarse por el lenguaje, se quejaron de que la hice con respeto. Y tenían razón. ¿Quién habría de respetar a un empresario explotador, avaro, negligente y asesino por comisión por omisión?

Luego les pregunté a los tuiteros que qué le dirían a Coppel si lo tuvieran en frente. Entre otros, por ejemplo, @forker80 me dijo que le diría: asesino, explotador, tirano y, además, que no le iba a pagar lo que le debe. Luego, @PaolaCGutierrez, me dijo que el problema no radicaba en qué le diría, sino en qué no le diría.

Entre otros comentarios que me hicieron sobre este empresario, @GerardoCornejo, me dijo que Coppel "sigue apoyando al PAN con todo, porque el día que llegue al poder el pueblo, le va a llegar la justicia". Coincidí con él también.

El sexenio sigue su curso. Ya van cuatro terribles años. Y sólo puedo imaginarme que este gobierno espurio dejará nuestra tierra llena de plomo, bañada de sangre y ardiendo en llamas. Es que ya es demasiada guerra, ya es demasiada muerte y ya son demasiados incendios y explosiones. Mucho fuego, mucha sangre, este sexenio

Si es que a Calderón no lo despiertan sus pesadillas, lo deben despertar el llanto, los sollozos, del pueblo mexicano. Por eso insisto, el lema ya no debe ser: "sonríe, vamos a ganar", o "sonríe, seguimos luchando". Porque cada vez me parece más complicado sonreír y, a causa de esto, propongo que el lema sea: "Dejarás de llorar, ganaremos", o "No llores tanto, la lucha sigue". Urge, como nunca, un cambio, una transformación del país. A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario