Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Facundo Cabral y los ejecutados de El Sabino Gordo



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

No tengo palabras para hacer una crónica sobre las tragedias ocurridas en Guatemala, donde asesinaron a Facundo Cabral, y Monterrey, ciudad en que ejecutaron, dentro de un bar llamado El Sabino Gordo, a 20 personas en 10 minutos.

Ambos sucesos deben ser considerados como tragedias. Y deben conmocionar a todo México y Latinoamérica.

¿Quiénes cometieron estos atroces crímenes? Pues fácil: unos viles hijos de la chingada, hijos de puta, sin corazón, sin vergüenza y sin conciencia. Sin embargo, esto no le quita a los gobernantes, tanto de Guatemala como de nuestro país, lo ineptos, lo negligentes, lo, y se vale decirlo, pendejos.

La violencia se propaga, a diario, dentro y fuera del país; ya llegó a Centroamérica. Esto a causa de que un pequeño hombre llamado Felipe Calderón, sin previa estrategia ni planeación, emprendió una guerra sanguinaria, irresponsable e inútil contra el crimen organizado.

El país se cae a pedazos. Y el PRI amenaza con retomar el poder perdido, con volver a Los Pinos. ¿Qué me dice esto último? Que de darse el retorno priista al Poder Ejecutivo, México se hundirá, con todos nosotros sobre él.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario