Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Heroico, romántico, necesario Gobierno Legítimo



H. E. Cavazos Arózqueta 
(@HECavazosA)

Yo a diario me pregunto: ¿por qué el pueblo mexicano es tan tolerante?; ¿por qué los mexicanos soportamos hasta las atrocidades más inhumanas?; ¿por qué callamos ante tanta miseria, tanta injusticia?; ¿a qué se debe la apatía de nuestra gente, su conformismo, su necedad?; ¿qué incita a nuestra sociedad a aferrarse a un letargo que no le permite abrir los ojos y darse cuenta de la terrible realidad, de la tragedia nacional?; ¿a causa de qué nos apegamos a esta situación tan contraproducente y dañina y no damos el salto al cambio?; ¿por qué desear permanencia si en donde estamos, estamos jodidos? Y luego de cuestionarme una y otra vez las preguntas anteriormente expuestas, siempre llego a la misma conclusión: porque en este país escasea la memoria. La mayoría de los mexicanos no tenemos memoria.

A continuación daré algunos ejemplos que confirman que a nuestra gente le cuesta mucho trabajo almacenar información, tener recuerdos. Sobre todo cuando son malos. Lo primero que olvida un buen mexicano son las desgracias, los infortunios.  

Nos independizamos con el afán de constituirnos en una República libre y soberana. Y el primer gobernante del México independiente fue un emperador. Pocas décadas después, un sector de la población, identificado como los conservadores, se alegró de que se nos impusiera un gobernante extranjero, quien resultó ser liberal. Luego murió fusilado por los liberales.

Todos los héroes que nos dieron patria murieron acribillados ante el pelotón de fusilamiento, y quienes heroicamente nos liberaron del yugo dictatorial de Porfirio Días murieron cobardemente asesinados. 

Del triunfo de la revolución, cuyo lema era "Sufragio efectivo. No reelección", se forjó un partido "revolucionario" que durante siete décadas no hizo efectivo el sufragio y se reeligió.

En 1988 se logró una importante y aplastante victoria, venció la izquierda. Sin embargo se orquestó un fraude electoral para arrebatarle el triunfo a esta última. Esto indignó a millones, tanto izquierdistas como derechistas. Seis años después, los izquierdistas, no vuelven a ganar.

En el mundial de Corea-Japón México pierde contra Estados Unidos. El culpable: Javier Aguirre. Ocho años después, la selección vuelve a hacer el mediocre papel de siempre. El culpable, otra vez, Javier Aguirre.

En 2006 se llevó a cabo otro fraude electoral. Once años después el partido al que le robaron la presidencia se alié con el que se la robó.

El año pasado, Carlos Salinas de Gortari, autor intelectual de ambos fraudes, acude al Instituto Federal Electoral y habla de democracia. El auditorio aplaude.

Los mexicanos no tenemos memoria.

Por eso hace cuatro años se forjó, con la esperanzamos, la ira, los sueños, la indignación, el ingenio de millones, un movimiento que constituiría un símbolo del cual emanaría un mensaje: "No olviden nunca que en 2006 ganamos, pero nos robaron la presidencia". Ese movimiento simbólico fue el heroico y romántico Gobierno Legítimo. Éste no se formó para emprender actividades de administración pública ni de desarrollo social. El Gobierno Legítimo nos recuerda a todos que nos arrebataron de las manos la presidencia de la República, que destrozaron todo por lo que trabajamos durante muchos años, que nos impidieron que transformáramos a México, que lo salváramos. El Gobierno Legítimo es y será necesario para que en 2012 volvamos a ganar. El Gobierno Legítimo nos dice: "Sonríe, la lucha sigue". Hoy el Gobierno Legítimo es símil del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, sumémonos, apuntémonos. Un pueblo organizado puede contra cualquier tiranía, oligarquía. Logremos la revolución de las ideas, sigamos creando conciencia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario