Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Izquierdistas que son un lastre para la izquierda



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Me parece increíble que siga habiendo gente que bifurque a la sociedad entre burguesía y proletariado; esta división social es un anacronismo, una falsa disyuntiva, un falso dilema, una falacia. Creer en el siglo XXI que el comunismo, el marxismo-leninismo, el trostkismo, el maoísmo, la anarquía, pueden ser ideologías pragmáticas, es absurdo. La historia universal le ha demostrado al mundo que estas ideas son utópicas. Nunca hubo un país comunista. Y aquellos cuyos Estados se llamaban a sí mismos socialistas o comunistas, han sido los más represores y violadores de Derechos Humanos que han habido en las últimas décadas.

Hoy en día quedan algunos países que presumen tener un Estado socialista. Me vienen a la mente Cuba, Corea del Norte, China, Vietnam del Norte; todas estas naciones tienen dictaduras y pueblos reprimidos, sin libertad y viviendo en la pobreza. ¿A eso aspiran los comunistas mexicanos? Que bajo un régimen de derecha gozan de Garantías Individuales que ya quisieran los cubanos, los chinos, los coreanos del norte y los vietnamitas tener.

Otro serio problema que tienen ciertos izquierdistas es que discriminan a la gente económicamente privilegiada. Se lanzan contra los ricos sin discernir entre los que hicieron su fortuna de forma honrada, y los criminales de cuello blanco. Porque una cosa es la oligarquía, y otra muy distinta son los ciudadanos honestos, visionarios, trabajadores y emprendedores que hicieron mucho dinero. Izquierdista que no entienda esto, no es de izquierda, es simplemente un resentido social.

Adjetivos como "fresa", "riquillo", "pirruris", discriminan. Y mucha gente progresista los ha utilizado. Incluso Andrés Manuel López Obrador, lo que me pareció una manera de actuar clasista, ignorante y radical. A mi gusto uno de los grandes errores del otrora Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

También creo que es idiota considerar a los empresarios como enemigos, ya que son éstos quienes emplean al 99 % de la población, si no es que más. Las empresas generan riqueza, empleo, crecimiento económico y desarrollo. La iniciativa privada es necesaria para la economía de casi todos los países del mundo. No se puede ser contracultural, que es lo que vendría a ser un izquierdista radical que tiene el cerebro atrofiado y lleno de palabras como nacionalización, expropiación, revolución, burguesía. Gente así polariza a las sociedades, divide. Y para que una sociedad sea fuerte, debe ser unida.

En relación con el pueblo, los izquierdistas se refieren a éste como si lo conformasen sólo los desposeídos, los miserables, los marginados. Y eso es excluyente. El pueblo mexicano somos todos: todas las clases sociales, todas las religiones, todos los sexos, todos los políticos, todos. He ahí otro de los errores que cometen ciertos izquierdistas.

Y mañana vendrán comunistas, socialistas, anarquistas, a criticarme por haber escrito este texto. Serán, en su mayoría, gente de clase media que trabaja para grandes corporaciones, burócratas, empleados de transnacionales y bancos, etc. Muchos de ellos, aunque no lo quieran aceptar, para Marx serían "pequeño burgueses". Sin embargo cegados por sus dogmas me atacarán mediante las redes sociales, en un portal electrónico, todo esto por Internet, lujo que lo que ellos llaman 'El Pueblo', no se puede dar.

Son los izquierdistas radicales que odian a los ricos por mero resentimiento los que no permiten que la izquierda mexicana se fortalezca. Esos mismos izquierdistas que insultan a la gente de clase media alta y alta dividen a la sociedad. ¿Y qué hacen ellos por México aparte de lanzar piedras, levantar el puño, quemar coches, agredir a gente, contaminar las mentes y crear odio? Sólo le quitan votos a quienes sí podrían cambiar a México, salvarlo, hacerlo progresar. Y es que ¿cómo es posible que los paladines de los Derechos Humanos, de la libertad, de la paz, de la filantropía, odien, exijan derramamiento de sangre, atenten contra la propiedad privada, la dignidad humana y el respeto ajeno?

Yo soy de izquierda y me opongo al neoliberalismo. Creo que en México se debe instaurar un Estado Benefactor que otorgue subsidios, que respete las políticas sindicales, que genere empleos, que practique políticas de bienestar social, que cree instituciones de seguridad social, que incremente el salario real, que sacrifique a las minorías económicas mediante altos impuestos, que lleve a cabo programas de desarrollo social, que brinde servicios públicos. Yo creo en una izquierda así, no en el comunismo.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario