Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

La alianza PAN-PRD y el PRI son casi lo mismo



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Una de las razones por las que Andrés Manuel López Obrador rechaza las alianzas entre Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, es que estas pueden tener como fruto la instauración de un bipartidismo conservador, reaccionario, al servicio de los potentados y protector de la oligarquía. Tiene razón. Porque a pesar de las diferencias, la animadversión, que existen desde los panistas acérrimos hacia el PRI y viceversa, tanto el Revolucionario Institucional como el PAN son lo mismo. Esto último lo han dejado claro los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. No representaron un cambio ni una ruptura con la historia de la dictadura perfecta del PRI, sino resultaron ser un contraproducente continuismo. Incluso me atrevería decir que ahora estamos peor que antes.

¿Por qué me atrevo a decir que la alianza PAN-PRD y el PRI son lo mismo? En primer lugar, porque, como lo manifesté anteriormente, considero al blanquiazul y al tricolor como dos partidos que no son lo mismo, pero que son iguales. Y en un gobierno donde Acción Nacional tiene que ver, jamás, en mi opinión, se darán las facilidades para que se logre progreso o crecimiento. En segundo lugar, porque, como se ha visto, en todas las elecciones que ha ganado la alianza, lo ha logrado con un candidato priísta. Por lo que no encuentro el valor de ganarle al Partido Revolucionario Institucional con alguien del PRI. En tercer lugar, porque si se pierde la vergüenza en política y llegase a ser el pragmatismo preponderante sobre la ideología, la congruencia y los principios, entonces ya todo está perdido.

Se llevará a cabo pronto una consulta para determinar si en las próximas elecciones para gobernador en el Estado de México se realizará, o no, una alianza entre dos partidos de oposición. Ojalá y la gente la rechace, se oponga a ésta. Ya que no se le puede perder el respeto a la congruencia política, a la lealtad a un partido, a los principios del mismo o a la ideología de un movimiento. Y es que nada vale más que la dignidad, ni el mismo poder. De verdad espero que la gente progresista salga y haga su lucha, unida, fuerte, consciente. Y si se gana, se habrá ganado digna y honradamente, si se pierde, se perderá de de esa manera. Vale más perder manteniendo intacta la integridad, que ganar prostituido y ultrajado.

Tengo la esperanza de que las corrientes políticas contendrán cada una aliada con aquellas que compartan las mismas ideas. Y que gane la mejor, ya sea la del PRI y compañía, la del PAN, o la progresista, conformada por el PRD, PT y Convergencia. Sin embargo, si el PRD y el PAN salen aliados, no les deseo la victoria; ellos no representarán la mejor opción, pues representarán lo peor de la derecha y de la izquierda, que ni diestra ni zurda ha de ser. Rechacemos esa alianza. Que se libre una lucha pacífica y democrática, donde imperen la congruencia, la lógica, los principios y la fuerza de las ideas. Fomentémoslo; sigamos creando conciencia.  
  
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario