Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

La triste historia de un ecuatoriano


H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)

Un joven ecuatoriano inocente, que lo único que quería era salir adelante, dejó familia, hogar y patria para llegar a los Estados de Unidos de América. Quizás dejó su casa con lágrimas en los ojos; tal vez pensó que aquel día era el último en que abrazaba a sus seres queridos. Pero una fuerza mucho más grande que la tristeza que sentía o que la nostalgia que habría de sentir, lo empujaba para emprender un largo viaje hacia el norte, hacia el país de las oportunidades: la esperanza. Y así comenzó con brío este sudamericano el viaje que, si sus sueños se cumplían, significaría en un futuro una vida mejor.

Cruzó el Cono Sur hasta embarcar hacia a Centroamérica; ahí caminó por tierras pacíficas, hasta llegar a México, el último obstáculo, pero el trecho más largo. Y muy probablemente, en su viaje por nuestro país, conoció a gente encantadora, cantó, embriagado de tequila, canciones febriles, melancólicas, siempre pensando en su familia, siempre pensando en su patria. Pero con la determinación de seguir hasta llegar al norte, en donde sí encontraría trabajo, de donde sí podría mantener, aunque fuese de lejos, a su familia, en donde sí habría de llevar una vida digna.

Llegó el joven ecuatoriano a la frontera y, seguramente, se le antojó muy distinta al lugar donde nació. Recordaba, ahora más que nunca, al Ecuador húmedo, tropical, llenó de vida, en paz; y contemplaba, incrédulo, las calles desiertas; y escuchaba, aterrado, las siempre malas noticias; y sentía, debilitado, el clima tan árido. Mas ya estaba a unos cuantos kilómetros de su meta. Sin embargo, a su odisea, aunque él todavía lo ignoraba, le quedaba mucho más de lo que creía, de lo que jamás se habría imaginado.

Fue una noche que dormía con un grupo de personas con las cuales, a parte de compartir morada y sueño, compartía un doloroso pasado y un incierto futuro. En la madrugada lo despertaron detonaciones; con los ojos seguramente inyectados de sangre despertó, al principio, confundido, mas luego, apanicado. El zumbido de las balas ha de habérsele impregnado en lo más hondo de su ser. La cabeza debió de haberle amenazado con estallarle. Y con el cuerpo mutilado y acompañado por otra víctima, logró escapar, dejando a su espalda los gritos, el sufrimiento, la muerte, la guerra que se vive en México.

No obstante las cosas no mejoraron por el simple hecho de haber logrado huir con vida de la masacre: en el camino pidió, rogó, suplicó por ayuda; pero así como los que aunque hubo ruido no salieron, o los que porque estaban dando la telenovela no miraron para afuera, lo ignoraron y no le brindaron ayuda. Sin embargo, al alba se topó con unos militares que le ayudaron a él y a su acompañante.

Hoy ese joven ecuatoriano urge a a todos los latinoamericanos de abstenerse a cruzar la frontera entre México y los Estados Unidos; no lo hace por la Ley Arizona, lo hace porque aquí se aplica una ley mucho peor: La Ley de Herodes. Y no podemos, los mexicanos, quedarnos de brazos cruzados. La guerra que vivimos ha traspasado ya fronteras, ha matado a hermanos de Latinoamérica, a gente inocente, a gente que vive en miseria, a gente que su único soporte es la ilusión de que pueden encontrar una mejor vida; y sigue matando mexicano;, y se seguirá derramando sangre en este país mientras que no exijamos paz, mientras que no logremos cambiar, mientras que no creémos conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario