Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Ni aplausos ni reverencias merece el gobierno


H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)

Si bien la detención de Édgar Valdez Villarreal significó un mérito por parte de las autoridades federales. No obstante, esto no significa que la sociedad mexicana debió salir a las calles con el pecho inflamado a gritar loas, vivas, oles, al ejecutivo nacional; pues éste, a parte de no haber estado, evidentemente, presente durante el arresto, la captura de " La Barbie" no se realizó por mera obra de filantropía, sino a causa de que desde que se inició este conflicto, arrestar a capos, sicarios, traficantes, se volvió una obligación que el presidente ha debido de cumplir. Por consiguiente, los ciudadanos no debemos ni quitarnos el sombrero ni aplaudirle ni hacerle reverencias a todos los altos funcionarios encargados de la planeación y ejecución de esta guerra que todos estamos viviendo; nuestro deber como mexicanos es decirle a dichos funcionarios y, sobre todo, a Calderón, que sigan haciendo su trabajo, que cumplan con sus deberes y obligaciones y que sean concluyentes con sus proyectos como, por ejemplo, terminar este problema con el crimen organizado.

Y es que, insisto, no encuentro la razón por la cual premiar o alabar a nuestros servidores públicos por cumplir con sus deberes y obligaciones. Estos jamás nos otorgan reconocimientos cuando conducimos nuestras vidas honestamente: a la gente de bajos recursos que, a pesar de tener hambre, se abstiene de robar, no le dan de comer; a aquellos iracundos que se controlan y le perdonan la vida a alguien, no lo consuelan ni le dan las gracias; a quienes no infringen las leyes de tránsito no les hacen un descuento en sus respectivas tenencias; a los ciudadanos que pagan puntual y honestamente sus impuestos, no les demuestran ni en la infraestructura ni en el crecimiento económico ni en la equidad entre clases sociales de su país, la utilidad que tienen sus pagos. Esos son nada más unos ejemplos.

Otra razón por la cual no se debe de festejar con tanta euforia la captura de Valdez Villarreal es que es una realidad que nuestra República Mexicana se encuentra en un inminente Estado Fallido: el gobierno mexicano ha fracasado social, política y económicamente. Además, el Estado, ha perdido el control de casi todo su territorio; se ha debilitado tanto, al grado en que se asesinan alcaldes, funcionarios, jueces. Aunque, sí ha concretado ciertas labores, como la de exterminar o apresar a ciertas cabecillas del crimen organizado. Sin embargo, falta mucho para que se pueda afirmar que este problema se ha resuelto.

En este sexenio ya han sido detenidos o asesinados varios de los peces gordos del crimen organizado. Todavía recuerdo el invierno pasado cómo algunos ilusos auguraban el fin de la guerra por la muerte de uno de estos, naturalmente: estaban equivocados. Es un hecho que es importante que se realicen operativos exitosos en contra de estos sicarios y capos de la mafia; empero, desgraciadamente, nos ha quedado claro que en ninguna de las ocasiones en que se aprisionó o se asesinó a uno de estos, se ha notado cambio alguno en la situación del país. A resultas, debe quedarnos claro que la vía para solucionar el tema del narcotráfico no es combatirlo con violencia, no es sacando al ejército de los cuarteles, no es permitiendo que miles de mexicanos-criminales, policías, militares, civiles-mueran en el proceso. La única manera en que se puede arreglar este país -y no sólo en cuestión de inseguridad- es mediante la educación.

Las secretarías que deben encargarse de la disputa contra el "narco", no es la de Defensa Nacional, sino son la de Salud, Comunicaciones y Transportes, mediante su organismo la COFETEL y la de Educación Pública. Además, deben implementarse programas de desarrollo social, debe cambiar el modelo económico, se debe de volver a invertir en el agro mexicano para que se cultive lícitamente y que el campesino no busque la cultivación de la mariguana porque aquella sea la más lucrativa, deben crearse y no quitarse empleos.

Estoy consciente que lo que propongo suena utópico. Y cómo no habría de sonar así con la calidad de gobierno y burocracia que tenemos; existe un duopolio televisivo corrupto que se encarga de informar a las personas; todas las secretarías del país están en manos de personas negligentes. No obstante, existe la posibilidad de un cambio tan drástico que todo las anteriores propuestas se puedan llevar parcial o totalmente a cabo. El país aún no se pierde por completo: en un par de años se tiene la esperanza de que esto se mejore de una vez por todas. Pero para que esto suceda, todos debemos ejercer nuestro voto por que se instaure el Proyecto Alternativo de Nación, todos debemos pelear por ese cambio; todos debemos crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario