Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Otra estrategia para combatir al "narco", sin balazos



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)


"Lo que mal empieza, mal termina", dice el refrán. Felipe Calderón empezó su sexenio entrando por la puerta trasera al Congreso para realizar la liturgia de la toma de protesta, misma en la que mintió. La nación le ha demandado, a diario, que se violan Garantías Individuales en su gobierno y el Sr. ni se inmuta. Además de que esto se pudo llevar a cabo gracias a que un grupo de potentados y privilegiados orquestaron un fraude electoral para imponer al Sr. Felipe de Jesús como presidente.

Luego para legitimarse, el usurpador del Poder Ejecutivo de la Federación, emprendió una empresa tan inútil como irresponsable: le declaró la guerra al crimen organizado. Esta lucha armada ha sumido a la población en el terror y la aflicción, y ha provocado la muerte de más de 30 mil mexicanos. A resultas de esto, el Sr. Calderón se vio en la necesidad de pedirle ayuda a Estados Unidos y en 2008 se activó la Iniciativa Mérida, o Plan Mérida, un acuerdo entreguista y obsoleto. ¿Por qué? Porque de nada sirven 500 millones de dólares de apoyo, ¡no son nada! El chino Zhen Li Ye Gon, nada más ese chinito, ¡tenía casi 200 millones de dólares en ejecutivo en una casa!

Bien dicen que la mejor estrategia para combatir al narcotráfico es por medio de programas de desarrollo social, legislaciones en materia de salubridad y educación. Todo esto a largo plazo, claro. Pero ¿cómo hubiese podido combatir a los cárteles de la drogas a corto plazo? A balazos, no. A continuación enlistaré algunos puntos que considero hubieran sido más eficientes y menos sanguinarios que un combate armado para que la droga no llegue a los jóvenes mexicanos.

En primer lugar, se necesita un presidente que se haga respetar y que no se subordine al mandatario de los Estados Unidos. Porque si ha de realizarse una guerra para combatir al crimen organizado, debe realizarse del otro lado de la frontera. Sin embargo, como México produce narcóticos también tiene que formar parte de la lucha.

En segundo lugar, se le debe exigir al gobierno "gringo" que en lugar de mandarnos unos miserables centavos, que se abstengan de mandar armas.

En tercer lugar, es menester del presidente mexicano que le diga a su homólogo estadounidense que si en la frontera norte de México fueron lo suficientemente capaces de lograr que su sociedad dejara el consumo del tabaco, ¿por qué no pueden hacer que dejen de consumir drogas

En cuarto lugar, destinar mayor parte del presupuesto a la educación y a la salud. Realizar una campaña de miedo hacia la sociedad mexicana para que le teman a las drogas. Ordenarle a los medios de comunicación que se encarguen de transmitir y retransmitir mensajes explícitos de los peligros de la droga, así como las imágenes que contienen las cajetillas de cigarrillos el día de hoy.

En quinto lugar, legalizar algunas drogas y venderlas a precios extremadamente caros, encareciéndolas con un impuesto absurdo que ayudará a subsidiar los programas anti adicciones, de salubridad, educación y desarrollo social.

En fin, no sé qué tan viable sea mi estrategia para combatir al "narco"; de lo que sí estoy seguro es de que es mucho menos sangrienta que la de Felipe Calderón. Recuerden que yo sólo pretendo crear conciencia.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario