Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Se equivocaron AMLO y Ebrard. Así no lograrán nada




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

El PRD sufrió múltiples derrotas el domingo pasado. Fue aplastado por el Revolucionario Institucional. Y no sólo perdieron los perredistas, AMLO, morena y lopezobradoristas, también. La izquierda mexicana fue, nuevamente –porque las victorias obtenidas por las alianzas entre el Sol Azteca y Acción Nacional no pueden considerarse como un triunfo izquierdista –, derrotada por el PRI.

Detengámonos unos momentos en esa máquina política tricolor que ha venido arrasando con todo, ganando casi todas las elecciones en las que ha contendido. Si bien triunfando con esas viejas prácticas antidemocráticas, fraudulentas y manipuladoras con las que hace algunas décadas lo ganaba todo; no obstante, ganando comicios, al fin. Y eso es lo que buscan todos los partidos políticos: ganar. Consecuentemente, creo que lo que ha venido haciendo el PRI, viéndolo de forma pragmática, ha dado resultados positivos porque se ha estado llevando a cabo correctamente

A raíz de los comicios federales de 2006, el Partido Revolucionario Institucional pasó a ser la tercera fuerza política del país. Pero trabajaron en ello. Encontraron sus defectos, sus problemas, y los resolvieron; quizá solamente los maquillaron. Mas estas deficiencias, por lo menos, quedaron fuera del alcance de la vista del electorado. Se autocriticaron y prometieron crear un nuevo PRI. Y el pueblo les creyó.

Increíble que los priistas le hayan sacado mayor provecho al fraude electoral de 2006 que el PRD. Hoy gran parte del pueblo mexicano no se pregunta si estaría mejor con Andrés Manuel López Obrador, sino que recuerda que bajo los regímenes del PRI no estaban tan mal. Y han decidido emplear, a la hora de emitir su voto, la filosofía de “más vale malo por conocido, que bueno por conocer”.

¿Por qué está sucediendo esto? Porque la izquierda está atravesando por una crisis que amenaza en conducirla a otra derrota en los comicios federales de 2012. ¿Qué provocó dicha crisis? Fueron los líderes políticos que encabezan los principales movimientos y partidos izquierdistas del país. Porque no tienen la capacidad de autocriticarse, de asumir derrotas y responsabilidades, de cambiar un eterno y trillado discurso, de dirigirse a las bases y no sólo a las cúpulas, de buscar impactar en los jóvenes, en las clases medias, en los apolíticos y en los indecisos. También por no cambiar una estrategia que evidentemente no está dando resultados. Pero, sobre todo, porque no ha trabajado en desprenderse de la imagen estigmatizada que tienen millones de ellos.

Tras la elección de Nayarit, y el desconocimiento de los resultados de Acción Nacional, el PRD tuvo la oportunidad de alejarse de eso, de los malos perdedores, fama que, a la mala – porque el duopolio televisivo, en gran medida, se la ha dado–, se ha ganado. Pero no lo hizo. En cambio emprendió, estando en su derecho, una lucha jurídica que, todos sabemos, no cambiara nada. ¿Por qué no asumieron la derrota, con dignidad y dolor como muchos lo hicimos, en el estado de México?; ¿por qué no dejar atrás el pasado y poner la mira en el 2012? No lo sé.

Sin embargo peor que lo anteriormente expuesto, fueron las últimas declaraciones de Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador. El primero responsabilizó y culpó a Alejandro Encinas, por no haber querido contender, a causa su admirable congruencia política, aliado con Acción Nacional en la elección de Edomex. El segundo por haber culpado a los de siempre, a la mafia del poder.

¿Qué no estos dos –únicos posibles candidatos presidenciales del PRD– también son responsables de la derrota sufrida en el estado de México?; ¿a caso Encinas recibió el mismo respaldo de Ebrard como el que obtuvo Ángel Aguirre?; ¿apoco AMLO acompañó a Alejandro el tiempo suficiente durante la campaña? Pienso que tanto el Jefe de Gobierno del Distrito Federal como el tabasqueño pudieron haber hecho más por el PRD en el estado de México. Por lo tanto, considero que hubiese sido pertinente que asumiran esa parte de responsabilidad que en ellos recaía.

Otro error garrafal cometido últimamente por líderes políticos de izquierda, fue la frase empleada por Andrés Manuel durante su última conferencia de prensa: “Así, gana hasta una vaca, con todo respeto a las vacas". ¿Cómo carajos, alguien como él, dice algo así? Esas frases que se las deje a los tuiteros. A AMLO le urge cambiar el discurso; empero lo mantiene; y no sólo eso, lo ha vulgarizado.

Simpatizo con Andrés Manuel. Lucharé con él en las buenas y en las malas. Sin embargo, esto último no me impedirá criticarlo cuando crea que sea pertinente hacerlo. Y creo que todos los simpatizantes de quien encabeza el Movimiento Regeneración Nacional deben hacerle críticas constructivas cuando lo crean necesario, porque de no hacerlo, sus opositores seguirán llamándolo “mesías”. Y la imagen que debería dar este hombre es la de un mexicano honrado, honesto, congruente, buen gobernante que fomenta valores humanitarios y lucha por cambiar, por salvar a México.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario