Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Se violan Derechos Humanos inútilmente en este gobierno



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)


El presente sexenio se ha caracterizado, principalmente, por lo violento y por lo violador de Derechos Humanos que ha sido. Hay figuras como el arraigo, la extinción de dominio, los retenes militares, al ejército haciendo labores policiacas en las calles, desapariciones forzadas, asesinatos, etc. El gobierno actual ha sido represor, autoritario y duro. Esto con el pretexto de acabar con el crimen organizado; que bueno, si lo vemos de forma maquiavélica ("El fin justifica los medios"), y la ciudadanía apreciara resultados, pues sí: se le respetaría esa manera de ejecutar y llevar a cabo su ejercicio de Estado y el monopolio de la violencia que la Constitución le confiere. Sin embargo, imperan la corrupción y la impunidad. A resultas, me opongo a las políticas bélicas y transgresoras de Garantías Individuales que se han llevado a cabo desde el 11 de diciembre del 2006.

Ayer me contaba el Dr. Juan Federico Arriola, importante jurista y académico, una anécdota que refleja una parte de la crisis actual. Me contó que el 11 de diciembre, un día después de que arrestaran a tres sobrecargos de Aeroméxico con 140 kilos de cocaína en Barajas, él despegaba, de ese mismo aeropuerto hacia el Distrito Federal con una maleta muy parecida a la que llevaban estos traficantes, pero sin la insignia de la aerolínea. Lo que procedió fue que, luego de aterrizar en Benito Juárez, recibió su maleta completamente destrozada. El abogado y maestro se quejó con la Policía Federal y le argumentaron que eran procedimientos típicos; a lo que replicó que cómo iban a ser esas las maneras cotidianas de revisar equipajes ¡si le habían destrozado su valija! Claro, no tuvieron explicaciones. No obstante, más tarde, el Dr. Arriola, dedujo que, en primer lugar, le habían echo trizas su maleta en España, pues ésta a causa de que se parecía mucho a la que llevaban los aeromozos un día antes atrapados, los aduaneros españoles creyendo, quizás, que llevaba dólares, se la abrieron de esa forma; y, en segundo lugar, ¡porque no le habían robado nada! 

No culpo al académico; ni lo acusaría de malinchista, al contrario: lo considero prudente por haber ideado tal hipótesis. 

Pero el problema no termina ahí. Ya que prosiguió contando el Sr. Juan Federico que el día antes de ayer tenía que volar a Monterrey a dar una conferencia. Y en el aeropuerto de la Ciudad de México no le permitían pasar la zona de los rayos x porque llevaba un champú y una pasta de dientes. ¡Un champú y una pasta de dientes! La razón, le dijeron los encargados, porque podía construir una bomba con esos artículos de aseo personal. A esto exigió el jurista que le demostraran un documento que así lo estableciera. Y llegó el encargado con un manual que, en efecto, así lo estipulaba. Acto seguido, el catedrático les respondió: "Ese manual no está por encima de la Constitución".

Increíble que permitan pasar 140 kilos de cocaína y que no permitan a los pasajeros pasar con un champú y una pasta de dientes.

Ese fue sólo un ejemplo de una violación de derechos inútil y que no ha dado resultados. Existen más graves: algunos que violan por completo la libertad de los ciudadanos, como los toques de queda de facto que se han estado llevando a cabo en el norte del país, o el peor de todos: los constantes asesinatos que han cometido las autoridades a lo largo de esta inútil guerra que ha manchado a la República de sangre. Sí. Los militares y policías han asesinado a numerosos ciudadanos mexicanos, incluso a oso presuntos narcotraficantes.

En este país existe la presunción de inocencia. Este principio consiste en que nadie es culpable hasta que se le pruebe lo contrario; por lo tanto, a todos los ciudadanos que han perecido baleados en enfrentamientos, aunque se les haya conocido como "narcos", por no haber estado sujetos, antes de su muerte, a un proceso que así lo determinara, murieron, asesinados, como inocentes. Y esto es atroz. Pues no importa la fama que hayan tenido Beltrán Leyva, Nacho Coronel, Tony Tormenta, etc., si no se les enjuició, no podían ser culpables de los cargos de los que se les hubiese podido acusar. Y que el ejército o la policía mate a ciudadanos presuntamente inocentes no es correcto. 

Para que lo anteriormente pudiera ser aceptado, el gobierno actual debería de aceptar que México es un Estado fallido; pero si siguen jactándose de que se sigue manteniendo el Estado de derecho, entonces es no es posible que siga continuando este constante ataque a la dignidad humana

Por esto y muchas cosas más, esta situación bélica, esta crisis social, política, por la que atravesamos como nación, es inhumana. A diario se violan derechos y garantías, mueren miles. Esto debe acabar. Si es necesario ponerle fin a este infierno pactando, que así sea. Ya que se declaró una guerra en la que se puso en juego el Estado y la soberanía nacional. Por consiguiente, urjo a las autoridades a ir planeando una estrategia para que la guerra no se pierda. Invito a todos los ciudadanos a unirse al "No + Sangre", "Ya Basta de Sangre" y a todas estos gritos de indignación que han surgido en los últimos días. Porque México sólo en paz podrá crecer. A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario