Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Si en 2012 no ganamos, serán los "Chuchos" culpables




H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazos)



Se pregunta Luis Eduardo Aute, cantautor y poeta, que qué pasaría "si resucitara Carlos Marx y viera a los que cambian las masas por las nalgas"; pues aquí en México, nuestro país, vive uno de los que ya realizaron ese trueque, su nombre: Jesús Ortega Martínez, dirigente, por desgracia de la izquierda y de México, del Partido de la Revolución Democrática. Este hombre formó parte del Partido Socialista de los Trabajadores en su juventud; años más tarde fundó el Partido Mexicano Socialista; en 1996 ocupó el cargo de secretario general del PRD; una década después se integró a la Campaña Coalición por el Bien de Todos que llevaba como candidato a Andrés Manuel López Obrador; tras el fraude electoral, Ortega, fue coordinador del Frente Amplio Progresista, mismo que se oponía al gobierno de Felipe Calderón.



Con los datos anteriormente proporcionados, podemos llegar a algunas conclusiones: 1) Jesús Ortega no tiene principios, pues nació incendiario y morirá bombero; 2) Jesús Ortega es un ingrato, pues López Obrador y el PRD le dieron todo, y ahora pretende destruirlos; y 3) Jesús Ortega es un traicionero, pues hoy, más que dirigente del Partido de la Revolución Democrática, es un servidor público subordinado a Acción Nacional. Sin embargo, toda la mezquindad, la incongruencia, la ruindad, la traición, entre otras, no recaen nada más en Ortega Martínez, sus colegas, denominados Nueva Izquierda, son exactamente lo mismo que él.



Estos patéticos, pusilánimes y traicioneros que son los de Nueva Izquierda, mejor conocidos como los "Chuchos", hicieron del partido que fundaron personajes que han sido fundamentales y trascendentales en la izquierda mexicana como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Heberto Castillo y Gilberto Rincón Gallardo, un partido desunido, debilitado, que ha caído 24 puntos en las encuestas electorales, incongruente, decepcionante y, sobre todo, ¡han hecho del PRD un comité de administración de los negocios del Partido Acción Nacional! Y todo esto se los podemos perdonar; pero, si son culpables de que en 2012 no gane la izquierda, México y su historia los juzgará.



El Partido de la Revolución Democrática inició como un partido de izquierda de oposición. La razón por la cual se creó fue a causa de un arduo descontento entre algunos priistas, como Cárdenas y Muños Ledo, por ciertas políticas económicas y sociales, incongruentes a la ideología del partido, que el gobierno estaba llevando a cabo. Además, la indiferencia que mostraban los altos funcionarios hacia estos políticos que habían formado el Frente Democrático del PRI y el famoso proceso de elección del presidente conocido como el "Dedazo", terminó por indignarlos y provocó que renunciaran al Revolucionario Institucional. Más adelante, uniéndose a diversos partidos de izquierda y llamándose transitoriamente Frente Democrático Nacional, se fundó el 5 de mayo de 1989 el PRD



Por estos antecedentes, me provoca una terrible rabia ver lo que los "Chuchos" han hecho del partido. Primero que nada, llegaron a la dirigencia mediante un proceso cuestionado; luego comenzaron a apuñalar a todos los fieles y leales perredistas. Lo que siguió fue que ignoraron, no, se burlaron, del proyecto político que comenzaron sus predecesores. Más adelante comenzaron a olvidarse de sus principios, a decepcionar a sus militantes, a llevar a cabo la incongruencia política más grande que se puede dar: se aliaron al partido al cual se oponen, formaron alianzas con el gobierno que habían desconocido, vendieron la ideología.



Por eso es necesario que Jesús Ortega deje la presidencia del PRD. Los "Chuchos" no pueden seguir dividiendo a la izquierda. Si Chucho no pretende ceder la estafeta en diciembre, como había pactado, la verdadera izquierda se la arrancará de las manos en las urnas. Los de Nueva Izquierda deben entender que no tienen la fuerza para combatir contra Peña Nieto ni contra nadie. Este 2012 si la izquierda no gana, será a causa de estos escuálidos, prostituidos, pseudo-panistas, mejor conocidos como los "Chuchos". No podemos permitir que eso pase, debemos insistir en que Ortega presente su dimisión como dirigente del Partido de la Revolución Democrática, debemos entender que si los "Chuchos" ganan, pierde México...otra vez. Debemos crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario