Páginas vistas en total

jueves, 22 de septiembre de 2011

Cordero y el calderonismo



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Sin duda Calderón trajo al panismo dos nuevas prácticas, que si bien son novedosas, eso no les quita lo cobardes, ilegales e inmundas: el ‘aiga sido como aiga sido’ y la ‘guerra sucia’.

Ahora Ernesto Cordero, precandidato panista a la Presidencia de la República, demostró que no sólo es el ‘delfín’ del titular del Ejecutivo, también es su mejor aprendiz.

Ayer el ex Secretario de Hacienda y Crédito Público, en su gira por Oaxaca, dijo que el regreso del PRI a Los Pinos sería “un peligro para el país”. ¿Les recuerda algo esta frase? A Andrés Manuel López Obrador y a sus simpatizantes les aseguro que sí.

Sólo así puede el calderonismo; solamente mediante campañas de desprestigio, calumnias e infamias puede combatir a sus contrincantes electorales. A causa de esto último nos lo tuvieron que imponer en 2006 y, 5 años después, aún carece de autoridad moral para contender, por segunda vez consecutiva y luego de haber destrozado al país con su ineficacia y corrupción, a la Presidencia. Y llegará sólo si lo hace como en la elección pasada: de manera fraudulenta e ilegítima.

Ernesto Cordero, quien en numerosas ocasiones rebuznó sobre economía, tiene muy pocas posibilidades de obtener la candidatura presidencial panista. Porque tiene detrás lastres pesadísimo como Calderón, Larrazabal y sus declaraciones idiotas. Sin embargo, nada es imposible.

Se dice que Emilio González Márzquez, gobernador de Jalisco, se retirará de la contienda a la candidatura panista a la Presidencia. Deberá declinar a favor de Vázquez Mota, Creel o Cordero. Si lo hace por este último, le dará vida, si no, el señor Ernesto, tendrá las mismas posibilidades de ser candidato presidencial de las que tenemos los mexicanos de tener casa propia, coche y mandar a nuestros hijos a una escuela privada con 6 mil pesos al mes.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario