Páginas vistas en total

martes, 4 de octubre de 2011

Creo que AMLO va; irá con, o sin, el PRD


H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubón son los dos políticos que se disputan la candidatura presidencial de las izquierdas para contender en los próximos comicios federales. Aunque no se han puesto de acuerdo en qué preguntas se le harán a los ciudadanos, ambos han acordado en que el candidato se definirá por medio de encuestas.

Según los resultados arrojados por la gran mayoría de las encuestadoras, AMLO supera por 3 a 1 al mandatario capitalino entre las preferencias de los izquierdistas; sin embargo, en relación con la población abierta se da un empate técnico entre el tabasqueño y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal. Es decir, mientras que dentro del izquierdismo la preeminencia del ‘Peje’ es aplastante, cuando se toma en cuenta a priistas, panistas, izquierdistas, independientes, apolíticos, etc., la ventaja del ‘Carnal’ no logra franquear el margen de error.

El problema de que el candidato presidencial de las izquierdas sea definido mediante encuestas, radica en que, conforme a la opinión de muchas personas, aquellas cuentan con muy poca, o nula, credibilidad; ya que se sabe que muchas de las encuestadoras son susceptibles a ser compradas; en otras palabras, se venden al mejor postor. Por lo que el precandidato que cuente con mayor presupuesto contará con un  valiosísimo as debajo de la manga en la búsqueda de la candidatura presidencial izquierdista. Y a resultas de esto último, creo que Andrés Manuel, que en este caso no cuenta con la fuerza económica, cometió un error al aceptar que se llevara acabo dicho proceso para la definición del candidato del PRD, PT y Movimiento Ciudadano. A lo que surge la interrogante: ¿reconocerá el resultado en caso de que éste no le favorezca?

Y es que el domingo, ante un pletórico Auditorio Nacional, durante el acto en el que se constituyó el Movimiento Regeneración Nacional como Asociación Civil, Andrés Manuel López Obrador aseguró que “Morena no es sólo electoral, pero 2012 es oportunidad que no podemos dejar pasar”. Consecuentemente, de acuerdo con lo citado, AMLO no busca ante todo la Presidencia de la República –“Morena no es sólo electoral –, sino lograr la permanencia y trascendencia del movimiento, ahora la novísima A. C., que lidera, aunque la derrota en la próxima elección presidencial se torne inexorable. A resultas de esto, creo que sí existe la posibilidad de que tanto López Obrador como Marcelo Ebrard aparezcan juntos en la boleta electoral en julio de 2012; el primero como candidato del Partido del Trabajo, Movimiento Ciudadano y de Regeneración Nacional –“2012 es oportunidad que no podemos dejar pasar” –; el segundo por el Partido de la Revolución Democrática.

Cabe señalar que de darse la fractura, la división, en la izquierda, cristalizada en las candidaturas presidenciales simultáneas de Ebrard y López Obrador en 2012, no se obtendría ningún triunfo electoral: se perdería el Distrito Federal y, como se dijo anteriormente, la derrota en la elección presidencial se tornaría inexorable. Resumiendo, si Andrés Manuel y Marcelo contienden al mismo tiempo por la Presidencia de la República acabarían con la fuerza del PRD en el país; pero prevalecería morena. Ya se harán las ponderaciones pertinentes para determinar qué decisiones habrán de ser tomadas, y hasta cuánto estarán, los equipos de AMLO y del Jefe de Gobierno, dispuestos a sacrificar, en este caso, el capital político del Sol Azteca, por ejemplo.

La insistencia del Movimiento Regeneración Nacional en participar en la elección presidencial no es impulsada por la necedad de su líder, sino por el arduo trabajo que han venido llevando a cabo, tanto éste como los demás integrantes de morena, en los últimos cuatro años: recorrer el país, todos y cada uno de sus municipios, reiteradamente, durante más de 4 años. Y a causa de esto, dicho movimiento sólo apoyará a AMLO. A menos que, y no estoy seguro, que éste decline a favor del mandatario capitalino.

A diferencia de AMLO, las aspiraciones de Marcelo Ebrard, más que impulsadas por principios y por la ideología, se alimentan meramente de ambición política. Esto no tiene nada de malo, pero para como están las cosas, creo que necesitamos a alguien que verdaderamente se apasione por México, que busque y represente un verdadero cambio para el país, que ame, respete y defienda a su patria; no estamos para pragmáticos y tecnócratas, ya demasiado daño nos han hecho estos últimos.

Por otro lado, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, en mi opinión, es ‘cartucho que aún no debe quemarse’ de la izquierda. Es joven, tiene un futuro prometedor por delante. Y la elección presidencial no será fácil para el PRD y los demás partidos progresistas Por lo que en caso de que en esta elección AMLO sea derrotado, aún quedaría él, Marcelo Ebrard, posiblemente dentro del Senado, como líder de la izquierda y con alguien de su confianza en la jefatura de gobierno del Distrito Federal, como opción de la izquierda para contender en 2018. Dicho esto, como lo he venido repitiendo en los últimos meses, propongo un pacto entre ‘el Peje’ y ‘el Carnal: que aquél se encargue de la Presidencia, y que éste se ocupe en no perder la capital de la República con cualquier candidato que sea ‘su gallo’.

Creo que el candidato del Partido de la Revolución Democrática, del Trabajo, y de los Movimientos Ciudadano y Regeneración Nacional, será definido por medio de una declinación. Lo de las encuestas será un fiasco. Habrá pretextos, de ambas partes, para no reconocer los resultados desfavorecedores. También, pueden provocar la división y ruptura de la izquierda, que es lo mismo que la “tumba política” del PRD, pero un respiro para morena. Ya se verá qué sucede. Si va un solo candidato, apoyaré ya sea a Marcelo o a AMLO; en caso de que vayan los dos, pues sí, mi voto sería para Andrés Manuel López Obrador.

En conclusión, opino que AMLO va; irá con, o sin, el PRD. Esperemos que lo haga con el Sol Azteca y con una izquierda unida. Así lo veo yo. A crear conciencia.

2 comentarios:

  1. posible y probable tu argumento, pero considero que los medios intentaran poner a AMLO como el que nos supo perder en las encuestas y a Ebrard como el respetuoso de palabra e instituciones hombre de izq. ; la mejor estrategia: que vayan los dos y poco antes de Julio 2012 uno decline en favor del otro

    ResponderEliminar
  2. Claro que va ir AMLO Beto, primero se muere antes de perder la posibilidad de ser presidente. Tiene una ambición enfermiza por la silla presidencial

    ResponderEliminar