Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2011

Del América, Televisa y Peña Nieto



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

El segundo equipo más popular de México, el América, el que dicen que es grande, muy grande, volvió a quedarse fuera de la Liguilla. El equipo propiedad de la televisora, Televisa, ha hecho del fracaso, por encima del precio de sus jugadores y los colores que lo visten, su rasgo distintivo. Ha pasado a ser un equipo fantoche, incompetente y decepcionante para su afición.

Yo no soy americanista. De hecho siempre que juega el Club con sede en Coapa apoyo al equipo contrario. Sin embargo, compadeciéndome de los americanistas y aprovechando la mala racha de su equipo, debo aprovechar esta oportunidad para criticar nuevamente a esa fábrica de embrutecimiento, esa máquina encargada en practicar el embuste y la manipulación colectiva, esa aplanadora de conciencias, devoradora de lo creativo y los ideales, llamada Televisa.

Y es que lo que está sucediendo es que la televisora de Emilio Azcárraga Jean ha manifestado su predilección y ha elegido a las Gaviotas, olvidándose de las Águilas. El lucro político proveniente de los gaviotones ha superado al que dejan los americanistas. Sin duda, si Televisa le dedicara al América el esfuerzo y la entrega que le dedica al precandidato presidencial, Enrique Peña Nieto, otra águila volaría, perdón, otro gallo cantaría. No obstante, a todos nos queda claro que la televisora prefiere que sean las gaviotas las que emprendan el vuelo.

Cabe mencionar que nada de lo anteriormente mencionado me sorprende. Me queda claro que a Televisa le importa un carajo la pasión de los americanistas. A las televisoras mexicanas les vale madres México. A sus propietarios, integrantes de la oligarquía, lo único que les importa es el dinero y el poder.

A crear conciencia.

1 comentario:

  1. Excelente tu columna, yo igual odio al América, a Televisa, Al PRIAN, a la iglesia y todo lo que tenga que ver con religión, saludos y a crear conciencia, por cierto te mencione en una columna mia.

    ResponderEliminar