Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Celebro reconciliación entre AMLO y ‘chuchos’



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Considero que el debilitamiento político y electoral del principal partido de izquierda, el PRD, lo provocó el conflicto interno de 2008 suscitado a causa de las elecciones para renovar la dirigencia nacional; se disputaban la presidencia del partido Alejandro Encinas, del bando lopezobradorista, y Jesús Ortega, de la corriente Nueva Izquierda, también conocida como ‘los chuchos’. Esto último provocó una guerra entre las tribus perredistas sin precedentes. El Sol Azteca se fracturó; fractura que le dio al perredismo la reputación de ser una agrupación política conflictiva y acéfala. Y el electorado, el pueblo, busca liderazgo, atributo que no adornaba la imagen perredista.

Durante tres años ‘chuchos’ y ‘pejistas’ sostuvieron una guerra de descalificaciones, de calumnias, de insultos. Se perdieron los principales bastiones de la izquierda. Las únicas elecciones que ganó el PRD, sin contar Guerrero, lo logró parcialmente, con candidatos priistas y en alianza con el PAN. La dirigencia del Sol Azteca mantuvo una lucha frontal contra Andrés Manuel López Obrador. Y, consecuentemente, la fractura, la fragmentación, llegó hasta abajo, a los simpatizantes; por lo que la división de la izquierda no sólo se manifestaba en las cúpulas partidistas, sino que entre las bases también.

Y mientras que la unión dentro de las izquierdistas se antojaba cada vez más imposible, el priismo, consciente de que sólo una izquierda unida, a resultas del efecto Calderón, representaría un rival con potencial competitivo en 2012, celebraba en Toluca con vinos caros y chorizo. Sin embargo, se logró lo más complicado, incluso más que vencer al PRI en 2012: la unificación de todas las corrientes izquierdistas, con un solo candidato, y, lo más importante, la reconciliación entre ‘los chuchos’ y el lopezobradorismo.

Ayer me preguntaron que si de verdad creía que la tregua entre Andrés Manuel López Obrador y los dos Chuchos, Jesús Ortega y Jesús Zambrano, era sincera. Contesté: “no sé si es sincera; pero, por lo menos, hasta el momento me consta que es real”. Y esto último debe ser aprovechado por la izquierda. Porque hoy, por increíble que parezca, el partido que le ofrece al electorado la mejor cara, por su organización, su liderazgo, su unión, es el PRD; y es que el Sol Azteca carece de problemas como el de Moreira dentro del PRI; y el exceso de precandidatos, acusaciones de ‘dedazo’ y ‘delfinismo’, como los hay dentro del PAN. Ojalá y la coalición conformada por los partidos de la Revolución Democrática y del Trabajo, junto con los movimientos Ciudadano y de Regeneración Nacional, Movimiento Progresista, se mantenga como un monolito hasta el primero de julio de 2012.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario