Páginas vistas en total

martes, 15 de noviembre de 2011

‘Cocoa’, un plan



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

A pesar de que los rasgos distintivos de la administración calderónica han sido la negligencia, la irresponsabilidad, el fracaso y la incompetencia, todo indica que a lo largo del sexenio se ha venido fraguando un plan que, a diferencia de los demás proyectos emprendidos por el Gobierno Federal, pronto ha de consumarse de manera satisfactoria y positiva: el triunfo de Luisa María Calderón, ‘Cocoa’, hermana de Felipe, titular del Poder Ejecutivo de la Federación, en la elección a gobernador del estado de Michoacán, misma que se llevará a cabo este domingo.

Todo indica que desde que, mediante el fraude electoral, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa llegó a la Presidencia, ha hecho todo lo posible para imponer, como él fue impuesto, a su hermana en la gubernatura de Michoacán; entidad en la que él ya contendió como candidato, siendo derrotado por Tinoco Rubí, en 1995. Cabe señalar que el inquilino de Los Pinos comulga con una nueva práctica política, creada por él en 2006, denominada “haiga sido como haiga sido”; y como el ejercicio de esta última le dio resultados favorables en la pasada elección presidencial, el mandatario nacional debe creer que puede favorecerlo en el proceso electoral michoanaco, con el triunfo de su hermana; en la definición del candidato presidencial panista, con su ‘delfín’, Ernesto Cordero; y en la lucha contra el PRI, mediante la ‘Guerra Sucia’.

El “Plan Cocoa” comienza en diciembre de 2006. Desde Michoacán, Felipe Calderón le declara la “guerra” al crimen organizado; y el 11 de ese mes arriba, a la entidad en cuestión, un operativo conformado por ---. En ese momento inicia lo que al día de hoy se le conoce como la Guerra de Calderón, una lucha armada fallida, por su pésima planeación, elaboración, estrategia y realización, irresponsable y sangrienta, que ha provocado el desbordamiento de la violencia, la propagación del terror, el amedrentamiento colectivo, y la muerte de más de 50 mil personas –más 5 mil en Michoacán –.

Lo siguiente fue una cacería de brujas conocida como ‘El Michoacanazo’, en la cual se sometieron a proceso, mientras que los mantenían arraigados, violando así sus Derechos Humanos “constitucionalmente”, a doce Presidentes Municipales, dos ex funcionarios, un juez y doce policías. Al final, todos ellos, menos uno, fueron declarados inocentes por falta de pruebas. Es preciso señalar que este “golpe” contra el perredismo, pues contra el crimen organizado no fue, se dio semanas antes de la elección de 2009.

A principios de este mes, el edil de La Piedad, Ricardo Guzmán Romero, mientras repartía propaganda blanquiazul, fue asesinado. Acto seguido, el panismo lloró, como la de nadie, su muerte. Momentos después, como si a los panistas se les hubiese olvidado la tragedia, comenzó el lucro político, estrategia consuetudinaria en este sexenio de los muertos, sacando provecho de la muerte del asesinado Presidente Municipal. El PAN y la gente de ‘Cocoa’, cabildearon, de manera cínica y mezquina, con la parca.

Ahora Luisa María Calderón basa su campaña en que la violencia que aqueja a la entidad es producto de la incompetencia, la permisividad y la corrupción del gobierno perredista de Leonel Godoy. Increíble, pues el único culpable de que el estado en cuestión se encuentre inmerso en una guerra, es quien la declaró; y más increíble aún es que quien encabeza esta lucha armada es el hermano de ‘Cocoa’. Por lo que habría de recomendarle a esta mujer, que si anda buscando al responsable de las muertes de Michoacán, en lugar de buscarlo en el Palacio de Gobierno de este lugar, lo busque en Los Pinos, o en un retrato familiar.

Invito a Michoacán, a abrir los ojos, y a crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario