Páginas vistas en total

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Los amigos de Peña: ‘El Niño Verde’, ‘La Maestra’, entre otros



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

El Partido Revolucionario Institucional contenderá en los próximos comicios federales con Enrique Peña Nieto como su candidato presidencial, y en alianza con los partidos Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, y Verde Ecologista, de Jorge Emilio González, el ‘Niño Verde’. El primero, personifica la desvergonzada mentira del Nuevo PRI; la segunda representa la precarización del nivel educativo del país; el tercero encarna al paradigma de los políticos juniors, fantoches, prepotentes, incompetentes y corruptos, cuya megalomanía los ha llevado a actuar con el cinismo más descarado jamás antes visto.

Sin embargo, lo terrible de la probable candidatura presidencial del priista mexiquense no termina ahí; detrás del escalofriante y siniestro trío previamente mencionado, se encuentran los intereses insaciables y rapaces de lo peor de la oligarquía mexicana, producto del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, padrastro político, junto son Arturo Montiel, del ex gobernador del estado de México y aspirante a la Presidencia de la República multicitado.

También impulsan la candidatura del esposo de Angélica Rivera, La Gaviota, lo peor de la ultraderecha mexicana; es decir, el sector más corrupto de la cúpula clerical, así como la escoria fascistoide más radical del país. A continuación transcribo un fragmento de un discurso de José Pedro Toledano pronunciado con el afán de hacer proselitismo a favor de Peña Nieto durante un evento de la Organización Democrática Cristiana de América:

“La economía de libre mercado necesita para funcionar bien un estado que garantice el cumplimiento de las reglas del juego; necesita seguridad jurídica; necesita instituciones estables y buenas leyes, pero sobre todo, librarse de los estorbos sociales que impiden o dificultan el desarrollo, razas inferiores como los negroides y los indígenas, seres pervertidos como los afeminados y drogadictos, errores de la naturaleza como los discapacitados y gente con síndrome de Down. Pero, sobre todo la escoria comunista de López Obrador, que por suerte ya no tiene cabida en el PRD . Aun así seamos cautelosos, la crisis nacional les hará fortificar sus filas, debemos aplastarlos antes de que se vuelvan a levantar.
Pero les tengo una gran noticia. Capa Blanca ha decidido abrir una segunda senda, la de la derecha tricolor, ellos han tomado el control de su partido, y su candidato – que además encabeza las encuestas- es uno de los nuestros, seguidor de Escrivá de Balaguer y gran católico. Por eso les digo que no teman apoyar a Enrique si las encuestas le favorecen, él sabrá llevar agua a los huertos y semilla a los campos.
¡Patria, Religión y Sangre!”

Lo previamente citado, junto con todo lo expuesto en estas líneas, es prueba plena de la clase de intereses que promueven al heredero bien peinado del deleznable grupo político de Atlacomulco. Y considero de suma importancia que los potenciales electores de este joven político se percaten de lo que verdaderamente engloba a sus aspiraciones presidenciales. Porque las siglas EPN y PRI no sólo representan una historia de telenovela, un copete engominado, un rostro bien parecido y el logo de Televisa; no. También representan más de 70 años de ‘dictadura perfecta’; de represión; de desapariciones forzadas; de pobreza, de crisis económicas, sociales y políticas; de demagogia; de autoritarismo y totalitarismo; de marginación; de fraudes electorales; de ignominias de gobierno; de calamidades de gobernantes.

Y el problema del Tricolor no sólo radica en el pasado, pues en el presente también nos ha dado diversos y múltiples motivos para impedir su regreso a Los Pinos; por ejemplo, las brutalidades de Ulises Ruiz en Oaxaca; la grotesca impunidad de Mario Marín en Pueblo; la enorme deuda de Coahuila provocada por el hurto desfachatado y la corrupción del gobierno de Humberto Moreira, presidente nacional del partido en cuestión; los injustos maltratos sufridos por los tuiteros de Veracruz por órdenes de su cruel gobernador, Javier Duarte; la incompetencia y negligencia de Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, que ha causado la debacle de Monterrey; y, por último, las violaciones, las atrocidades, las ofensas inhumanas cometidas por el gobierno de Peña Nieto contra la gente de San Salvador Atenco.

Eso es el PRI…

A pesar de todo, quizá y sí exista una nueva generación de priistas encabezada por el ex mandatario de Edomex; tal vez el PRI de hoy es distinto al PRI de ayer; es posible que el proyecto y la posibilidad de progreso y mejora aniden en el partido tricolor; sí; todo esto es posible; no obstante, no lo creo probable. Y por consiguiente, ante la ignorancia y el analfabetismo político que nutre al priismo, opino que debemos seguir creando conciencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario