Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2012

La ruptura entre el Panal y el PRI, ¿beneficiará, o dañará a Peña?



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Lo que antes se antojaba como una alianza tanto inexorable, como grotesca y fortísima, la coalición federal que habían pactado las dirigencias de los partidos Revolucionario Institucional y Nueva Alianza, ahora se ha desintegrado. La razón: malas negociaciones. Sus efectos: aún inciertos.

Pareciese ser que la historia 2006 vuelve a repetirse: el PRI rompe con Elba Esther Gordillo; inicia el año electoral con un puntero indiscutible en todas las encuestas; el PAN llega al mismo debilitado, y lejos de ser el favorito, incluso con posibilidades de permanecer rezagado en el tercer lugar. ¿Seguirá repitiéndose la historia?; ¿habrá sorpresas?; ¿se quedará el PAN en el gobierno?; ¿habrá alternancia?

Sin duda, de la ruptura entre el partido de la cacique magisterial y el tricolor surgen dos interrogantes; la primera, ¿buscará el Panal aliarse con Josefina Vázquez Mota o Ernesto Cordero, o postulará a un candidato propio a la Presidencia de la República?; la segunda, ¿beneficiará, o dañará la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto?

En relación con la primera pregunta, lo interesante de la misma anida en el efecto que tendría cualquier decisión que llegase a tomar la dirigencia de Nueva Alianza en los careos entre los presidenciables mostrados en las encuestas publicadas con posterioridad a la multicitada ruptura. En cuanto a la segunda duda, ya se verá si la alianza Gordillo-Peña le era de provecho a este último, o lo afectaba en cuestiones de opinión pública.

Por supuesto que es probable que los números arrojados por las casas encuestadoras cambien notablemente en las próximas publicaciones de encuestas; in embargo, esto será si, y solo si, el Panal decidiese postular un candidato propio a la Presidencia de la República; ya que los beneficios que traen las alianzas con el partido previamente mencionado no se reflejan en los sondeos, sino en las urnas, pues el fuerte de Nueva Alianza no es la simpatía de la ciudadanía, sino la operación electoral.

Por lo que, respecto a cada candidato, infiero que los posibles escenarios son los siguientes: que el PRI, como le sucedió a Madrazo, se vaya al tercer lugar en la elección presidencial; que, si se concretase la alianza Vázquez Mota (Cordero)-Elba Ester, las probabilidades de triunfo de aquella se incrementaran drásticamente; que, si el Partido Nueva Alianza, decidiese no integrarse a ninguna coalición, la carrera presidencial se empareje, escenario que más beneficiaría a Andrés Manuel López Obrador.

En conclusión, todo indica que el gran perdedor que dejó la ruptura entre el Panal y el Partido Revolucionario Institucional fue Enrique Peña Nieto. A los demás aspirantes pareciera ser que los favorecerá; dependerá, claro está, del escenario que se suscite. Pero, insisto, el priismo perdió, y perdió ganando, porque ética y moralmente a nadie debe beneficiarle aliarse con alguien como Elba Esther Gordillo.

Veremos qué sucede.

A crear conciencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario