Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2012

Muestras de ‘pejismo’ en el nuevo panismo



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Curiosamente, en los últimos acontecimientos políticos relevantes, destacados miembros del Partido Acción Nacional han venido mostrando ciertos rasgos distintivos del lopezobradorismo, del ‘pejismo’, más radical, rijoso, fundamentalista y recalcitrante, enemigo antonomástico desde 2006 del panismo, el conservadurismo y la derecha.

Por ejemplo, todo comenzó cuando, quizá a resultas del Karma, dirían algunos, la hermana de Felipe Calderón, el hace algunos años espurio, usurpador, ilegítimo, según el mismo ‘pejismo’, por haber llegado a la Presidencia por medio de un muy probable fraude electoral, Luisa María Calderón, ‘Cocoa’, junto con sus seguidores, gritaba el slogan más popular del obradorismo de 2006: “¡Voto por voto; casilla por casilla!”.

Lo que siguió fue que los equipos de campaña de los dos principales precandidatos a la Presidencia de la República por el albiazul, los de Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota, se han encargado de tensar drásticamente la cuerda dentro del partido, llevando la pugna interna a la frontera de la ruptura y la división, al igual que sucede dentro de la izquierda.

Durante un debate televisado, los coordinadores de las precampañas de los políticos previamente mencionados, Juan Ignacio Zavala, del de Cordero, y Gil Zuarth, del de Josefina, se atacaban comparando a sus ‘gallos’ con políticos como López Obrador y Dolores Padierna.

Otro ejemplo que expongo para confirmar mi teoría de que existen muestras de ‘pejismo’ en el nuevo panismo, es el discurso que manejaban los simpatizantes de la diputada con licencia antes de la elección interna del PAN, pues anticipaban un fraude, atacaban a Calderón y a Cordero, y manifestaban tácitamente que de no salir victoriosos, no reconocerían los resultados.

Por último, he notado que entre muchos seguidores de Josefina Vázquez Mota se refleja un cierto radicalismo visceral; se rasgan las vestiduras para defenderla; atacan a sus detractores mediante insultos y argumentos paupérrimos; llaman traidores a quienes apoyan a Ernesto Cordero; y se comportan como brutos a la hora de debatir.

Por todo lo expresado, considero poco probable que el panismo logre consensos y reconciliación dentro del partido antes de la jornada electoral del primero de julio a tan solo medio año de los comicios federales; consecuentemente, creo que llegará debilitado y carente de confianza y credibilidad. Por ello, insisto, opino que la disputa por la Presdencia será entre dos: Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto. No habrá más. El PAN ya perdió. Entre Felipe Calderón, Josefina Vázquez Mota, Gustavo Madero y Ernesto Cordero se lo acabaron.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario