Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

Andrés Manuel López Obrador, oficialmente candidato presidencial



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Es oficial: Andrés Manuel López Obrador ya es candidato a la Presidencia de la República por la coalición Movimiento Progresista, conformada por los partidos de la Revolución Democrática y del Trabajo, así como por los movimientos Ciudadano y Regeneración Nacional.

Otra vez el tabasqueño encarna la esperanza de los más desamparados, de los marginales y los desposeídos; al igual que la avidez de un México mejor de ciudadanos de todas las clases sociales. Es el único que reúne a analfabetas e intelectuales; a artistas y empresarios; a estudiantes y religiosos. Porque el movimiento que encabeza es plural, amplio e incluyente.

El ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal volverá a despertar múltiples y diversos sentimientos, pues su carisma, personalidad y carácter espabilan las conciencias y arrasan con la indiferencia. Y es que sólo un político como el tabasqueño de Macuspana logra mover las pasiones de la gente hasta la ira, las lágrimas o la euforia.

A causa de esto último, y por la enorme popularidad del izquierdista, la contienda por la titularidad del Poder Ejecutivo de la Federación se polarizará. No serán necesarias las encuestas ni las calumnias. Ya que la eterna infamia y el vilipendio contra AMLO se encargarán de fortalecer la gigante lealtad que muestran los lopezobradoristas hacia él. Y nuevamente serán dos alternativas, dos bloques lo que se enfrentarán el primero de julio: el que pretende que se mantenga el status quo de saqueo, pillaje y putrefacción, y el que lucha por un México nuevo, justo, fraterno y próspero.

Volverán a confrontarse la maquinaria oligárquica de la plutocracia contra las masas populares, las conciencias avispadas y los ciudadanos libres. Será una lucha de suma importancia para el futuro de la nación. De ella dependerá el porvenir de todos los mexicanos, puesto que probablemente el pueblo de México no resista otros 6 años de infierno, cristalizado en bolsillos vacíos, estómagos hambrientos, corazones destrozados, decenas de miles de muertos, guerra, desmantelamiento, injusticia, corrupción e inequidad.

No ha sido necedad lo que ha motivado a López Obrador y a quienes integran el movimiento que lidera a no claudicar, ha sido un formidable anhelo de cambio, de mejora, de regeneración sin precedentes, de millones. Y es por eso que Andrés Manuel nunca estuvo solo; y llegará a los comicios federales respaldado por el hartazgo colectivo, por la propensión de la transformación nacional, por la necesidad de justicia.

Y es por todo esto, y a resultas de que el sentido común y la calidad moral lo acompañan, que AMLO será un durísimo contendiente durante las elecciones presidenciales, con muchas posibilidades de triunfo. Representa, además de todo lo expuesto, la alternancia, pilar fundamental democrático. Tiene todo para ganar. Él y sus simpatizantes han luchado duro, muy duro, para llegar fuertes a la jornada electoral. Merecen el triunfo. Han prosperado. Les toca alcanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario