Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

Ingrata y desvergonzada Vázquez Mota con la IBERO



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Qué indignación. Inmensa la desfachatez manifestada por Josefina Vázquez Mota en su visita al ITAM. Y peor que eso, la candidata a la Presidencia de la República por Acción Nacional le ha demostrado a la ciudadanía, en específico a los alumnos y ex alumnos de la Universidad Iberoamericana, que es, entre otros múltiples y diversos defectos, una mujer malagradecida y acomplejada.

La diputada con licencia, desvergonzada y cínicamente, se mofó del alumnado de la IBERO; y no sólo eso, ultrajó el nombre de la institución, degradándola y minimizándola; del mismo modo ella, quizá porque en el fondo sabe perfectamente quién es y lo que representa, como persona se denigró involuntariamente.

La frase fue la siguiente: “no soy perfecta, estudié en la IBERO”. Probablemente lo dijo en broma, lo cual no justificaría que una persona se abochorne de su alma máter; porque carecer de valores como la gratitud, significa serle indiferente a uno de los grandes pilares de la ética y la moral. Y una persona así no debe aspirar a un cargo tan importante como la titularidad del Ejecutivo de la Federación. Es un insulto a la inteligencia

Y es que Josefina no sabe agradecerle a la vida haber nacido en una familia acomodada que haya podido brindarle el privilegio de estudiar en una universidad privada; porque no sabe agradecerle a la institución que le abrió las puertas para alimentarla intelectualmente; porque no sabe dar gracias, quizá por su ego, tal vez por la infinidad de complejos que anidan en su ser.

Hoy se antoja indubitable que la panista representa la peor opción para suceder a Felipe Calderón. La señora carece de sensibilidad política y humana; se ha declarado públicamente, por escrito, admiradora del que era modelo económico durante la dictadura de Pinochet; sus jóvenes seguidores son homofóbicos; y ni sus simpatizantes (¿acarreados?) se interesan en su discurso, por frívolo, superficial y vacuo.

La crisis de Josefina Vázquez Mota la conforman ciertos hechos que se han venido concatenando en las últimas dos semanas, junto con las riñas dentro de su partido suscitadas por la turbiedad de su proceso interno. Esto ha de agradarle a los alumnos de la Ibero, que no han de estar felices con su última declaración. Y querrán a cualquiera en Los Pinos, menos a quien se burló de ellos en el ITAM.

Hoy el proceso electoral está claro como el agua: será entre dos, Josefina integraba dicha mancuerna, si bien de facto, si bien ficticiamente. Sin embargo, ya no podrán imponerla en el segundo lugar; solita (“¿Solá?”) se ha venido saliendo voluntariamente. Andrés Manuel López Obrador debe estar frotándose las manos. Con Clouthier en la contienda, y los recientes errores cometidos por la panista, los indecisos pueden irse con cualquiera, menos con ésta.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario