Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

Josefina se vino a menos. La izquierda debe empezar a ignorarla



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

La crisis electoral por la que atraviesa actualmente la candidata del PAN a la Presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota, es grave. La situación en la que se encuentra la diputada con licencia, indubitablemente la acabará por hundir en un tercer lugar irreversible y definitivo.

Ni hablar. La otrora coordinadora parlamentaria de Acción Nacional en la Cámara de Diputados, cuyas excesivas ausencias en la misma fueron reveladas por su antiguo contrincante, Ernesto Cordero, durante el proceso de definición de la candidatura presidencial blanquiazul, no logró dar el ancho para postularse por la titularidad del Poder Ejecutivo de la Federación. Ha cometido una enorme cantidad de errores ¡a sólo cinco días de haber iniciado las campañas!

La incompetencia legislativa de Vázquez Mota fue puesta en evidencia; se habló de que durante su paso por SEDESOL desvió recursos destinados para los hoy marginales Tarahumaras; en las Redes Sociales se reveló que la panista había elogiado el “Laboratorio Neoliberal”, el modelo económico de la dictadura de Pinochet. Luego un joven panista cercano a ella llamó “matrimonio de jotos” a los derechos adquiridos por los homosexuales en la Ciudad de México. Más tarde se le vació el estadio donde se registraba como candidata presidencial. Y protestas aquí y en Sudamérica la han acompañado; la última, en el DF, evitó que realizará un mitin. Y la señora propuso “fortalecer el lavado de dinero”. Y lo último, le demostró al electorado que no ha podido soportar la presión de la campaña, cuando en una presentación sobre seguridad se mareó, al grado que estuvo a punto de desmayarse.

Los errores continuarán. Porque muchos no han sido provocados por problemas de logística, sino por la simple negligencia de la señora como candidata presidencial. Se vino a menos. Le quedó muy alta la vara. Y su colapso electoral polarizará la elección entre el priista Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas. Para el primer debate, la candidata albiazul no figurará. A partir de esta semana, salvo que lance un segundo arranque, se irá derrumbando su campaña, su candidatura, su partido. Era lógico que sucediera. Sobre todo con el pasivo, el lastre, que representan los dos sexenios panistas, y los nombres Vicente Fox y Felipe Calderón.

A causa de lo expuesto, considero sería pertinente que la izquierda comience a ignorar a Josefina Vázquez Mota. Que comience a lanzarse con todo contra el tricolor. La polarización deben imponerla AMLO y sus seguidores. Cuando el Revolucionario Institucional y los priistas respondan, entonces las campañas serán entre dos, por un lado el tabasqueño y por el otro el mexiquense. Y así sucederá. Ahora sólo falta ver qué pasa el primero de julio.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario