Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

Priistas a panistas, y viceversa; chamucos hablando de cuernos, y burros hablando de orejas



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

La guerra ha iniciado. Y parece que irá intensificándose. Los ciudadanos somos ahora testigos de ello: PAN y PRI intercambian a diario ataques y contraataques. Se descalifican mutuamente enunciando vicios que ambos comparten y manifiestan en su existir. Pareciese ser que mientras se vilipendian, lejos de denigrarse, ,más bien se describen entre ellos.

El Partido Revolucionario Institucional critica a Acción Nacional por el incremento desmedido de la violencia durante estos dos últimos sexenios, como si el monopolio de las causas que han provocado el derramamiento de sangre  en el país fuese propio de los blanquiazules. Falso. Porque las manos del tricolor están manchadas con las muertes de estudiantes, indígenas, activistas, izquierdistas, intelectuales y artistas. Que además suman más de 60 mil.

Por otro lado, panistas se lanzan contra priistas llamándolos autoritarios y corruptos, cuando bajo los gobiernos de la derecha se han dado múltiples casos de censura, violaciones a los Derechos Humanos, impunidad; así como ejemplos de corrupción de sobra; por dar algunos, los hermanos Bribiesca, la Estela de Luz, y pluralidad de nexos entre el gobierno y organizaciones delictuosas.

PRI y PAN representan lo mismo. Este último pudo instaurar una nueva forma de gobernar y de dirigir al país; mas no lo hizo; optó por permitir la continuidad del florecimiento de la oligarquía y del fortalecimiento de la plutocracia, que han anquilosado a la nación en la mediocridad económica, política y social. Y esto se ha reflejado en los bolsillos de los mexicanos, permanentemente vacíos; en los estómagos de millones, siempre hambrientos; en los corazones de infinidad de familias, siempre destrozados. Han sido 82 años de infierno. Muchos, demasiados, para cualquier persona digna.

A causa de lo expresado, opino que la opción de la alternancia partidista, pilar fundamental de las democracias, representa un sutil atisbo de esperanza para el pueblo de México. Es decir, la ciudadanía debería considerar si darle una oportunidad al partido que aún no ha gobernado, por mero sentido común y ánimo consciente y democrático.

A crear conciencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario