Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

Ya regañaron a la prensa. Ahora se disculpa con Josefina



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Una de las cuestiones que más me avergüenzan e indignan como ciudadano mexicano, es la calidad del periodismo que se ejerce en el país. Me resulta grotesco la forma en que los líderes de opinión se despojan de cualquier indicio de ética y dignidad para hacerse de algo de fama y dinero. Perplejo quedo ante la fuerza manipuladora y embrutecedora del duopolio televisivo. Y me duele sobremanera que la mayoría opte por entregarse a la estupidez y la desinformación, en lugar de alzar la voz y exigir que se nos hable con libertad y verdad.

Desfachatez y cinismo el de algunos medios de comunicación. Como ejemplo el favoritismo de Televisa hacia el candidato del Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto; la complicidad entre MILENIO y el Gobierno Federal para beneficiar a la candidata de Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota; la vileza y mezquindad de ciertos periodistas que, actuando como alcahuetes del régimen, se dedican a golpear continuamente a los líderes políticos que encarnan un peligro para los guardianes del status quo, que en este país se traduce en vulgar plutocracia, rapaz oligarquía y negligente y permisivo gobierno.

Porque no cabe duda que la mayoría de los encargados en “informar” a los mexicanos trabajan bajo las órdenes de quienes de facto detentan el poder en el país. Y esto de manera evidente ha ocasionado que se haya logrado un pacto entre los potentados dueños de los medios de comunicación masivos y los malos gobiernos, que se han encargado en los últimos 100 años de saquear y desmantelar a la patria. Dicha componenda se basa en lograr que los medios funjan como agrupaciones de cabildeo a favor de los candidatos que puedan llegar al poder garantizando la salvaguarda de los intereses particulares de los empresarios en cuestión.

Basta leer algunas columnas en la prensa de hoy. Lo que ayer eran críticas severas hacia la candidata de Acción Nacional a la Presidencia de la República, hoy son manifestaciones de aliento y apología por sus más recientes errores. Como ejemplo, la de López-Dóriga, titulada “No es el final, Josefina”; la de Leo Zuckermann, “El amateurismo de Josefina y su equipo”; “El manotazo y el estadio vacío”, de Fernández Menéndez; “Bajo reserva”, del Universal. Y, claro está, los noticieros de Televisa y TV Azteca han olvidado la crisis por la que atraviesa el PAN.

 Y no es de sorprenderse lo anteriormente citado; conociendo el nombre de los dueños de Milenio, Excélsior, El Universal, Televisa y TV Azteca, podemos ir dándonos una idea de las razones que llevaron a sus líderes de opinión a disculparse, algunos de manera más expresa que otros, con la candidata del partido en el poder. Y los que no lo hicieron, créanlo, se dedicaron a adular al otro candidato de los poderes fácticos o a atacar al de las fuerzas populares, intelectuales y científicas. Con leer esta mañana a Ciro Gómez Leyva y a Héctor Aguilar Camín queda claro. Es lógico, el miedo no anda en burro.

A crear conciencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario