Páginas vistas en total

jueves, 21 de junio de 2012

El futuro de #Yosoy132


 
H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Paradójico e irónico se antoja el futuro al que se enfrenta el movimiento #Yosoy132. Por un lado, pretenden los estudiantes que lo integran mantenerlo con vida y lograr que trascienda más allá de la elección presidencial del primero de julio; sin embargo, por el otro, en mi opinión, el futuro del mismo depende mucho de cómo se lleve a cabo el desenlace de los comicios federales.

Y es que partiendo de los principios en los que se fundamenta esta agrupación estudiantil, como el antipriismo que han hecho expreso y oficial, la avidez de democratización de los medios de comunicación que exigen de manera clara y contundente, y el rechazo a una eventual imposición por parte de los poderes fácticos a la Presidencia de la República, podemos suponer que su persistencia o desaparición dependen del triunfo o la derrota de Enrique Peña Nieto o Andrés Manuel López Obrador.

Aclaro. En caso de una victoria del candidato de la coalición Movimiento Progresista, considero que el #Yosoy132 desaparecería. Pues prácticamente todas las exigencias que ha manifestado este último, se encuentran plasmadas en el Proyecto de Nación del tabasqueño; y, además, el Revolucionario Institucional habría quedado con esto fuera de Los Pinos; ¿qué caso tendría seguir protestando?

No obstante, si llegase a triunfar el abanderado tricolor, el movimiento multicitado encontraría una base sólida para seguir existiendo. Podrían protestar contra la imposición y mantener su pliego petitorio de manera legítima y cimentada.

Es decir, desafortunada o afortunadamente, la trascendencia de este movimiento estudiantil anida en un potencial conflicto postelectoral. Sólo bajo este supuesto podrían seguir siendo los estudiantes el centro de atención de la opinión pública y del espectro político. Nada más una protesta contra una eventual victoria del PRI el primero de julio —toco madera—, legítima o ilegítima, podría ser la razón por la cual estos jóvenes saliesen a las calles después de la presidencial. No veo de otra.

Esto no quiere decir, esclarezco, que el movimiento #Yosoy132 sea lopezobradorista. Utilizo a AMLO como alternativa distinta a EPN porque infiero que tanto Gabriel Quadri y Josefina Vázquez Mota han quedado fuera de facto de la elección.

Es el viejo discurso priista el que asegura que la juventud siempre es susceptible a manipulaciones políticas. El PRI no considera posible que los universitarios tengan las facultades mentales para organizarse y movilizarse. No. ‘Los dinosaurios’ no le tienen respeto a los jóvenes, ni la inteligencia de estos últimos; y los que no están con ellos, el Revolucionario Institucional, están contra ellos. El falso dilema de siempre. Algunas veces los acribillan. Otras los investigan. Son los mismos de toda la vida.

Para concluir, me gustaría enfatizar en mi total respaldo al #yosoy132. Creo en su integridad, y ni su postura o ideología le resta credibilidad a mi parecer. Al contrario, su gestación ha sido el factor clave para cambiar de rumbo el futuro de las campañas y del país mismo. Desde que se creó volvieron los estudiantes, luego de múltiples décadas, a retomar la fuerza política que tuvieron durante décadas en México, sobre todo en los años 60 y 70. Volvieron las universidades a adueñarse del destino de la nación, cosa que me parece justa, pues en ellas reside el futuro de ésta.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario