Páginas vistas en total

viernes, 8 de junio de 2012

Las etapas de la campaña de AMLO. Viene la última



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

La campaña de Andrés Manuel López Obrador bien se puede dividir en tres etapas. Fases las llama su coordinador de campaña, Ricardo Monreal. Dos de ellas ya se pusieron en marcha; ambas de manera efectiva y dando resultados sumamente positivos. Falta de llevarse a cabo la última y definitiva; la más importante.

A la primera etapa me gusta llamarle la del amor. Y se realizó desde que se disputó la candidatura presidencial de las izquierdas hasta poco tiempo después de haberse obtenido. Se basaba en moderar el discurso del tabasqueño, de llevarlo más al centro. En ese entonces era imperativo acabar con los negativos de AMLO. Y se logró con la propuesta de instaurar una República Amorosa, de reconciliación y de “borrón y cuenta nueva”.

La segunda fase trataba de acercar al candidato de la coalición Movimiento progresista a las clases medias, con pequeños, medianos y grandes empresarios. Se organizaron foros con comerciantes, banqueros, economistas y financieros. Al mismo tiempo, comenzaba el abanderado de las izquierdas a dar a conocer los nombres de los ciudadanos que habrían de acompañarlo en su gabinete en caso de ganar la elección. Propuso a sólo mexicanos y mexicanas de primera. Fue un éxito.

Ahora viene la tercera y última etapa: la de buscar el voto útil y el de los indecisos. Esta fase comenzará acto seguido de que concluya el segundo debate presidencial. Y para que tenga éxito, deberá Andrés Manuel de volver a moderar el discurso; de olvidarse por unos momentos del voto duro. Tiene que lograr crear un mensaje que dé confianza a panistas e indecisos, para que a la hora de invitarlos a que voten por él lo hagan. Para esto será necesario que el izquierdista demuestre a unos que es mejor opción al retorno que el PRI, y a otros que es menos peor. No debe dejar lugar a dudas: o él o el Revolucionario Institucional.

Es la última llamada para el líder del Movimiento Regeneración Nacional. Estos días serán cruciales para afianzar el triunfo. Aunque le será ineludible convencer a panistas e indecisos. Y esto último no lo logrará, a menos que arranque de su discurso palabras como “fraude”, “Guerra sucia”; “PRIAN”, “más de lo mismo”. Que eso se lo deje a sus seguidores, equipo y simpatizantes. A él le toca innovar, arriesgarlo todo experimentando y sorprendiendo. Si no le deja claro a la gente que representa mejor opción al regreso del tricolor a Los Pinos, pierde.

A persuadir. Es ahora o nunca.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario