Páginas vistas en total

jueves, 21 de junio de 2012

Menos “cuchi-cuchi”, más declinación



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Resulta entendible que la aspirante del PAN a la Presidencia de la República se aferre a una campaña sin futuro, perdida, paupérrima, fracasada, inútil. No es fácil aceptar las derrotas. Y menos cuando se dan a causa de la negligencia y la ineptitud de terceros.

Sin embargo, y resaltando la paradoja que se manifiesta en esto, considero que ha llegado el momento de Josefina Vázquez Mota, Felipe Calderón y el Partido Acción Nacional, para recuperar algo de la dignidad y el respeto perdidos.

¿Cómo? Declinando a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Basta de necedad burda y cuasi senil. No queremos más actitudes desesperadas y vulgares como las que muestra la señora candidata al recurrir a ridiculeces como el “cuchi-cuchi”. Más que lástima, da vergüenza y pena ajena. Detengamos esta locura. La señora Vázquez Mota está perdida y ella lo sabe. Que haga algo útil con la responsabilidad que detenta. Y que lo haga ya.

Por otro lado se encuentra Felipe Calderón; un hombre que se enfrenta a una violenta y terrible bifurcación en el rumbo de su vida: por un lado el camino que lo llevaría al basurero de la historia mexicana, por el otro el que lo salvaría de éste. Y la decisión es sencilla. Lo único que podría empeorar la imagen del titular del Ejecutivo de la Federación sería abrirle las puertas de Los Pinos al PRI para que regrese con toda su inmundicia. No obstante, si otorga la estafeta a AMLO, a la izquierda, encontraría el perdón de la memoria colectiva; trascendería como el Presidente que culminó la alternancia democrática y partidista entregando la Banda Presidencial al hombre que más lo atacó en un acto de tolerancia y democracia.

Sólo falta que los panistas declinen por el único candidato con posibilidades de impedir el retorno del Revolucionario Institucional al poder. Y millones de mexicanos esperamos que lo hagan. No a cambio de cargos públicos o favores. No. Que lo hagan para salvarse del repudio nacional. Es su última oportunidad para evitar, como dije antes, el basurero de la historia. Esperamos sean sensatos.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario