Páginas vistas en total

lunes, 29 de octubre de 2012

Imposible negar la obsesión de Ciro con AMLO



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Inclemente y exagerada me pareció la aseveración que hizo ayer Ciro Gómez Leyva. En un arrebato de indignación o ira, el periodista de Milenio llevó sus críticas contra Andrés Manuel López Obrador a un grado más allá de la provocación, que durante años se manifestó en sus eternas detracciones contra el tabasqueño. Tituló su columna “Tiro por viaje: Andrés Manuel es un cobarde”.

El director editorial adjunto de Grupo Milenio se molestó porque durante una asamblea de MORENA, AMLO pidió a los suyos que no dieran declaraciones a los reporteros del diario en cuestión por considerarlos a éstos empleados de la “Mafia del Poder”. Lo que indubitablemente resultó una muestra de que el dos veces candidato presidencial de la izquierda ha optado por rebajar su discurso a un populismo urbano, burdo y ramplón, mas nunca una de incitación a la violencia, ni física ni verbal.

Considero, al igual que Gómez Leyva, que López Obrador actuó pésimo al desquitar el resentimiento que siente hacia la empresa presidida por Francisco A. González en un reportero. No lo había hecho antes. Durante la campaña siempre hizo énfasis en que ellos no tenían la culpa; que el problema era “con los de arriba”. Va de mal en peor, demostrando en sus actos que tanto amor y mesura no eran más que estrategia electorera, deshonesta y falsa.

Pero AMLO no es violento. Su movimiento tampoco. No pasa de insultos e infamias de los fanáticos contra quienes no opinan como ellos. Nada más.

Que el lopezobradorismo llame “prensa vendida” o “mafia del poder” a los principales medios de comunicación masiva del país no es novedad. No debe serlo para Ciro, quien a lo largo de un sexenio encarnó al villano por antonomasia para los integrantes que conforman el movimiento encabezado por Andrés Manuel.

Por lo que si bien no se puede negar que la actuación del ‘Peje’ fue digna de un resentido; no obstante, jamás podría llamársele a alguien como él cobarde. No. Su carrera política se integra por actos de verdadera valentía, famosa por la manera que siempre se dedicó a encarar a quienes detentan el poder. Venciendo algunas veces; derrotado muchas más. Pero siempre levantándose de nuevo. Andrés y su movimiento cristalizan la perseverancia, la lucha. Nunca la cobardía. Y Ciro lo sabe. Por consiguiente, considero, igual que Federico Arreola, que el conductor del noticiero estelar de Milenio Televisión demuestra en sus reiterados y constantes ataques a AMLO una obsesión notoria y simple.

Obsesión. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española se trata de una Idea que con tenaz persistencia asalta la mente. Por lo menos en una de sus acepciones.

Hoy Ciro Gómez Leyva responde a Federico Arreola en su columna “¿No fue cobarde Andrés Manuel el jueves?”. En ella afirma que quizá el director de SDPNoticias pueda tener razón, al menos en lo general, en su texto. Sin embargo, pretende defenderse refutando la afirmación de que tenga una obsesión con el tabasqueño. Consideró que Arreola en su columna llevaba a cabo un “psicoanálisis al vuelo”.

Creo que Federico no intentaba hacer ningún tipo de psicoanálisis al hablar de la presunta obsesión de Gómez Leyva con Andrés. Si algo no es, y lo conozco, es psicólogo. Infiero se refería a la acepción arriba descrita del vocablo multimencionado.

¿Y quién puede negar que la idea de López Obrador no asalta con tenaz persistencia la mente del columnista de Milenio? ¿Cuántas letras no ha escrito sobre el tema? Pocos, quizá ninguno, ha tratado como él el tema sobre el líder izquierdista en sus trabajos periodísticos. Durante las campañas presidenciales le dedicó una enorme cantidad de artículos. El 99% en sentido negativo.

Imposible negar la obsesión de Ciro con AMLO.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario