Páginas vistas en total

lunes, 29 de octubre de 2012

La ingrata afición de Pumas



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Desconsolados y furiosos por el mal inicio de Pumas en el clausura 2012, la afición universitaria exigió a gritos, entre cánticos, chiflidos, protestas y porras, la destitución de Joaquín del Olmo como director técnico del equipo de la UNAM. Consideraba intolerable la hinchada auriazul que, luego de que el equipo se haya reforzado de manera extraordinaria – Emmanuel Villa, Martín Romagnoli, Luis García y Jaime Lozano–, no haya sido capaz de acumular más que tres derrotas, dos victorias y un empate. Mediocre inicio de torneo.

Luego para muchos la situación empeoró.

Cesado el ‘Jaibo’, la directiva de Pumas optó porque Mario Carrillo supliera al vilipendiando y frugal del Olmo como técnico de Universidad.

Un americanista confeso y orgulloso de serlo, de esos mamones de “ódiame más”, sería el próximo DT de la UNAM. Y claro que la afición no iba a recibirlo con los brazos abiertos. Mucho menos de que, durante su paso por ESPN como comentarista, el entrenador en cuestión se desvivía en insultos e injurias contra el equipo Azul y Oro.

También resaltaba, y cómo olvidarlo, dentro del currículum de ‘Capello’ su desempeño como asistente de Javier Aguirre durante el mundial de Sudáfrica de 2010. Imposible no achacarle algo de culpa por las desastrosas alineaciones de la Selección Mexicana; por ‘El Conejo’, ‘ El Guille’, ‘El Bofo’; Guardado en la Banca; pocos minutos para un ‘Chicharito’ crecido; entre otras decisiones que parecían más que nada provocaciones contra la prensa mexicana, que no quitaba el dedo del renglón.

Y dirigió Carrillo su primer partido con Pumas. Y perdió. No contra las Chivas, no contra el América, no contra el Cruz Azul –contra los cementeros ya se había perdido bajo la dirección de del Olmo–. No. Fue contra el San Luis, y en casa. Las cosas iban de mal en peor para los del Pedregal.

Pero se empezó a ganar. Poco a poco, mas se ganó. Y hoy el equipo universitario se encuentra a nada de afianzar un lugar dentro de la Liguilla. Posicionados en el quinto lugar de la tabla general, los auriazules van por su épica: calificar luego de tantas pifias y tropiezos. Sin embargo, ni así se ha logrado convencer, contentar a la afición puma.

“¡Fuera Carrillo!, ¡fuera Carrillo!, ¡fuera Carrillo!”, sigue siendo, junto con el “¡Dale O!”, lo que más se corea en las gradas de Ciudad Universitaria. Sin importar si Pumas gane o pierda, la gente sigue exigiendo el cese de ‘Capello’. “¡Aunque ganemos, chinga tu madre Carrillo!”, gritó un aficionado puma finalizando el partido UNAM-Monterrey, a pesar de que se había ganado.

Quizá la razón del desprecio de la hinchada Azul y Oro hacia este hombre estribe en su antipatía; tal vez en su americanismo. ¿Será porque no saca al campo de juego a los refuerzos? O puede ser que sólo se trate de una muestra de ingratitud de la Rebel, la Ultra, la Barra 68, la Plus Ultra.

Quién sabe.

A mí Carrillo me cae pésimo. Y le voy a los Pumas.

Si quiere azul celeste, que le cueste. Queremos ser campeones, Mario.

Mientras sigamos sin serlo, ¡fuera Carrillo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario