Páginas vistas en total

lunes, 29 de octubre de 2012

Si llegaran a perder los Pumas contra el América, sería porque se dejaron



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Pumas-América. Para muchos el mejor de los clásicos del fútbol mexicano, por la febril rivalidad que existe entre los dos equipos y sus aficiones; por las eléctricas finales que han jugado; por la historia que ambas instituciones han venido tejiendo a lo largo de patadas, golpes en la tribuna, mentadas de madre, rechiflas y goles durante décadas.

El equipo de Coapa llegará a Ciudad Universitaria proveniente del fin de semana que dio el mejor de sus juegos; el del Pedregal los recibirá con un técnico americanista en la banca; todavía dolido por haber sufrido una goliza de 5 a 0; con una afición desconsolada e iracunda con el DT y la directiva; y seguramente listo para planteársele en la cancha con una alineación ridícula e incomprensible.

No hay favorito. Sin embargo, hay quienes, a pesar de adorar a los Pumas, entre broma y broma, asomando en sus ideas la verdad, aseguran les gustaría que perdieran los de la UNAM para que de una vez por todas echaran de CU al antipático y deficiente ‘Capello’. Otros tienen ya sus hipótesis echas: los jugadores auriazules se empeñarán en ir de más a menos para que cesen a su esotérico y negligente director técnico. Ya se verá.

Lo que resulta indubitable es que si gana Pumas, la hinchada universitaria seguirá exigiendo la cabeza de Carrillo. Y si pierde… Si con triunfos no convence, con derrotas pues… Simple sentido común. No lo quieren en las gradas. Lo detestan. Por americanista, por carecer de hasta el más mínimo atisbo de carisma. Por ser de esos mamones de “ódiame más”.

Los refuerzos, ¡y qué refuerzos!, no juegan. Villa, Romagnioli, García y Lozano los ha dejado sentados en casi todos los partidos que ha dirigido quien en el mundial de Sudáfrica fungía como asesor de Javier Aguirre. A los primeros dos ni siquiera los convocó para el juego pasado. Se nota que le aprendió al ‘Vasco’ a sacar alineaciones incoherentes, experimentales y autodestructivas. Si tuviera al ‘Bofo’ y el ‘Conejo’ seguro los tendría en lugar de Alejandro Palacios y Martín Pravo. Qué cosa.

Si pierden los Pumas, sería porque se dejaron perder, apuestan por ahí. Ya sea porque los jugadores dieran un mal juego a propósito; o porque el DT, entregado al equipo de sus amores, se encargara de autoboicotearse en el banquillo. La derrota materializaría el preludio de un inminente despido. O dos. Una vez que ruede, si llegara a rodar (prendo una velita –ambas de forma metafórica--), la cabeza de ‘Capello’, los aficionados auriazules, sedientos de sangre de inepto, pedirán a gritos la de Aspe. Todo esto, claro está, si las cosas no mejorasen. Y todo pinta que así será. Lástima.

Lo mejor sería que gane Universidad. Y que, sin importar la victoria, cesen a Mario Carrillo pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario