Páginas vistas en total

lunes, 29 de octubre de 2012

Una genuina luchadora. Contra el fundamentalismo primero; ahora contra la muerte



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Con alguna ayuda, mas con mayor brío y determinación, Malala Yousafzai logró hace algunos días ponerse de pie. Su vida aun corre peligro. Pero ni ese constante y lúgubre riesgo vital la ha amedrentado. La adolecente paquistaní se mantiene en su lucha por la vida, en contra de las probabilidades y la muerte. Y todo indica que nuevamente vencerá.

Gravemente herida por disparos de arma de fuego a plena luz del día, Malala fue abatida al salir de una escuela localizada en el valle de Swat –al noroeste de Islamabad–. No tenía ni 14 años cuando sufrió esta agresión de manos de cobardes talibanes fundamentalistas.

Los agresores que se adjudicaron el ataque, afirmaron que formaban parte del Movimiento de los Talibanes de Pakistán, aliado de Al Qaeda. Bestias brutales cegadas por el fanatismo religioso, argumentaron que habían optado por abatir a la pequeña a causa de que ésta se oponía a los pilares islámicos por luchar a favor de la educación de las niñas.

Malala Yousafzai era conocida mundialmente por sus colaboraciones a un blog de la BBC mediante las cuales denunciaba las atrocidades cometidas por los talibanes en la localidad donde habitaba. Enérgica y valiente luchadora a favor de los derechos del género femenino en todas sus edades, se creía a salvo por el simple hecho de que confiaba en que llevaba a cabo una obra a favor de su comunidad, aseguró su padre mientras ésta agonizaba.

Hoy Malala manifiesta paulatinamente mejoras tras haber sido bárbaramente violentada. En un hospital británico en Birmingham sigue evolucionando de manera favorable luego de haber recibido impactos de bala en la cabeza y en el cuello. Ya puede comunicarse por escrito, mas no puede hablar por encontrarse sometida a una traqueotomía –un tubo conectado a la tráquea para poder respirar–. Su lucha sigue. Necesita del apoyo de todo el mundo.

A crear conciencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario