Páginas vistas en total

miércoles, 23 de enero de 2013

Aplaudo la liberación de Florance Cassez



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

La liberación de la francesa Florance Cassez cristaliza una real y genuina reivindicación de nuestro sistema judicial en materia de Derechos Humanos, de derechos de los imputados e incluso, y aunque suene paradójico, de las víctimas. Ya que a estas últimas no se les hace justicia mediante el arcaico ojo por ojo, sino con el esclarecimiento de la verdad jurídica e histórica. Nada gana la víctima, que fue vulnerada en alguno de sus bienes jurídicos tutelados, con la ultranza de los derechos de sus victimarios.

Hoy la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en torno al Caso Cassez honró un derecho humano de los imputados, el que tutela el respeto al debido proceso. Y el respeto al debido proceso conlleva a una real preponderancia del imperio de la ley. Hoy progresamos jurídicamente. Hoy se hizo justicia, pues resulta mucho más justo que un presunto culpable quede en libertad, a que un presunto inocente se vea privado arbitrariamente de ella.

Indignados y encendidos, quienes se oponían a que Florance quedara en libertad, entre ellos Isabel Miranda de Wallace, no tardaron en hacer rabietas y despotricar en contra de la Corte y sus ministros. Aquella, fiel a su estilo, montó un burdo teatro para jalar reflectores. Ramplona estrategia para buscar protagonismo.

¿Y las víctimas?

No caigamos en la típica equivocación. El hecho de que no haya sido posible dilucidar la culpabilidad de Cassez impide que se le pueda ligar con las víctimas de la banda de secuestradores conocida como El Zodiaco. Consecuentemente, implica una falacia jurídica invocar el derecho de las víctimas de Florance. Esta mujer, de acuerdo a nuestro sistema judicial, es inocente.

La libertad de la multinombrada ciudadana francesa nada tiene que ver con impunidad. Al contrario, el único crimen que quedó impune fue el montaje que crearon nuestras autoridades, y muy en especial García Luna, para poder detener a la mujer.

Dos factores anidan en el asunto que aquí se trata: el respeto al derecho al debido proceso, y la negligencia y maldad que engloba la fabricación de un crimen. No hay más-

Una francesa inocente quedará en libertad en las próximas horas o días.

Justicia.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario