Páginas vistas en total

lunes, 22 de abril de 2013

Esos no son estudiantes. Son viles facinerosos



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

Vándalos, farsantes, engañabobos y holgazanes: solamente así podemos adjetivar a quienes tienen tomada la Rectoría de la UNAM. Pretenden, mediante un pobre disfraz de estudiantes o luchadores sociales, legitimar el bandolerismo y los delitos cometidos contra la universidad. No son otra cosa que rufianes encapuchados, malandrines violentos y cobardes que están dañando a los verdaderos universitarios, a la máxima casa de estudios.

Resulta increíble que haya quienes, luego de ver el menoscabo sufrido por la Universidad Nacional Autónoma de México a manos de este grupo de malhechores, no hayan dudado en lanzar al aire una apología contra estos actos delictivos y vandálicos, en insistir en ensalzar a los facinerosos. Me sorprendieron los tuits panegíricos, los comentarios a favor de este remedo de estudiantes. Claro está, fueron los opositores ramplones, los que gustan de permanecer anquilosados en anacronismos ideológicos oxidados, los que disfrutan generando encono y polarizando.

La toma de Rectoría es indefendible. No pueden defenderla ni los radicales, ya que se dio justamente cuando en múltiples entidades federativas de la República se está gestando un movimiento magisterial en el que éstos ven la reivindicación de los maestros de México. La agresión padecida por la UNAM envilece de manera indirecta lo que están tratando de constituir maestros, comuneros y ejidatarios de Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán. Los bandidos han desvirtuado lo que para muchos representa una lucha a favor de la educación en el país.

Ahora solamente cabe esperar que desocupen las inmediaciones que tienen usurpada esos jóvenes rijosos y ofuscados. Esperemos que la universidad no padezca más detrimentos.

Mi solidaridad con la UNAM.

A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario