Páginas vistas en total

miércoles, 3 de abril de 2013

“También el presidente de la República a veces se equivoca”. ¿A veces?



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

¿A veces, señor presidente? Permítame refrescarle la memoria. Solamente la memoria, pues, a diferencia de otros que comparten mi ideología, yo sí le guardo respeto.

Hace algunos años, el periodista Jorge Ramos, durante una entrevista en Univisión, le hizo la siguiente pregunta en relación con el fallecimiento de su esposa, Mónica Pretelini: “¿Cómo murió?”. A lo que Ud. contestó, o más bien, trató de contestar:

"Mira, pues en su momento se dio la explicación. Fue algo intempestivamente [sic] Ella... llevaba dos años de tener alguna enfermedad... ehm, parecida a lo que era... factores, este... Se me va el nombre de la... de la... Eh... El nombre de la enfermedad..."

Ud. Respondió lo siguiente cuando se le preguntó cuáles eran los tres libros que habían cambiado su vida:

“La Biblia, en algún momento de mi vida…y algunos pasajes bíblicos. No me leí toda la Biblia. Pero si leí algunas partes de la Biblia. Sin duda, en alguna etapa de mi vida fue importante. Eh… sobre todo en la etapa de la adolescencia. Eh… leía algo que seguramente mi vocación por la política alentaba este espíritu por la política [sic]; fueron los libros, varios, alguno como la silla del águila de Enrique Krauze, que… eh… Y hay otro libro, de él mismo, que quiero recordar el nombre…eh…sobre caudillos… No recuerdo el titulo exacto…eh… estamos hablando de la descripción que él hace del México de cómo [sic] transitamos del México [sic] de los caudillos al México [sic] institucional. Leí incluso el otro, la antítesis de ese libro; porque eran las mentiras sobre…eh…  Es que quiero acordarme del titulo del libro. No era de Krauze. La silla del águila, aquí hay unos que leen mas… eh…tú sí debes acordarte más cuál es el…eh… Hay uno que después salió, que eran las mentiras…sobre el libro…de este libro (risas)…”

Luego, lo del IFAI, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos, que para Ud. es el, y lo cito:

“[…] del instituto de información y de acceso… De información y de acceso a la opinión publica de… toda la información disponible para la ciudadanía desde el gobierno… el IFAI".

En otra ocasión, en Pachuca, Ud. tropezó en grande en relación con una fecha. Cito el fragmento de su discurso donde cometió la pifia:

"Desde esta plaza, erigida en memoria del Benemérito Juárez, del Benemérito que fuera, justamente, quien en 1969 justamente [sic], ayer se cumplieron 144 años de la erección del Estado de Hidalgo […]".

Mal la historia…¡y las matemáticas!

Por último, me viene a la mente el menor de sus deslices, el más insignificante, el último: cuando Ud. llamó al municipio de Veracruz capital del estado que lleva el mismo nombre. Curiosamente fue la primera vez que reconoció haber errado. En sus palabras: “También el presidente de la República a veces se equivoca”. Pero, Sr. Presidente, seamos sinceros, ¿a veces?



No hay comentarios:

Publicar un comentario