Páginas vistas en total

jueves, 1 de agosto de 2013

Descriminalización de la mariguana, la opción para que @ManceraMiguelMX haga historia



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

La regularización y legalización de la mariguana en Uruguay se antoja inminente. El país sudamericano está a un solo paso—falta que en el Senado se ratifique lo votado en la Cámara de Diputados—para que se legalicen la distribución, el comercio y el cultivo de la cannabis. Es decir, van a ir mucho más allá de solamente despenalizar lo que el día de hoy en casi todos los países del mundo es considerado como una de muchas sustancias ilícitas.

Qué ejemplo nos dan los uruguayos. Qué país. Si bien su territorio es pequeño; la República Oriental del Uruguay nos ha demostrado a México y el mundo, por su Congreso eficiente, por sus bajísimos números en materia de corrupción, por los logros de su gobierno, que en cuestiones políticas, civiles y legislativas son unos verdaderos gigantes. Consecuentemente, considero sería sumamente pertinente que todo Latinoamérica tome al multimencionado país como modelo a seguir. Pues el ejemplo ya lo dio.

Irónico y risible resulta que justamente la nación que menos sangre ha derramado a causa de la funesta e inútil guerra contra las drogas, fue justamente la que dio a los latinoamericanos una verdadera solución alternativa a la violencia, una genuina e inteligente forma de combatir al crimen organizado sin la necesidad de que se acuda a lo bélico: la regularización y legalización de la mariguana, droga que representa el mayor de los ingresos que reciben los cárteles y la que más se consume en el mundo, entre aquellas que hoy en día están prohibidas.

Ahora le toca a México, un país sumido en la dolencia y el terror por culpa de un hombre que, en su afán de encontrar en el verde olivo la legitimidad que no encontró en las urnas, declaró una guerra a todo el narcotráfico en México. Esto sin previamente realizar una estrategia, una planeación. A ojos cerrados, impulsivamente. Y todo esto “para que la droga no llegue a tus hijos”. Sin embargo, además de que el consumo de sustancias ilegales en el país aumentó, el problema del ‘narco’ se salió de las manos, se agravó y materializó en decenas de miles de muertos para el final del sexenio pasado. Actualmente la crisis persiste, sin que en ellas podamos vislumbrar atisbos de futura mejora.

Afortunadamente, queda la esperanza de que la Ciudad de México dé el primer paso hacia la inteligencia, hacia la cordura, en materia de combate al crimen organizado: despenalizando, descriminalizando, legalizando la mariguana. El proceso no es complicado. En pocas palabras, solamente se tendría que aumentar la cantidad legal de cannabis a la que los ciudadanos tienen derecho a portar. Hoy son 5 gramos. Muy poco. Por ello muchos simples consumidores enfrentan juicios y a veces la cárcel por narcomenudeo. Lo que me parece ridículo, absurdo. No se debe ni puede perseguir al consumidor de sustancias ilícitas.

Hoy no son pocos los académicos, políticos, activistas e intelectuales los que están promoviendo la despenalización de la mariguana en el DF y en el país. Entre ellos dos ex presidentes de la República, Vicente Fox y Ernesto Zedillo; 4 otrora secretarios de Estado, Juan Ramón de la Fuente, Pedro Aspe, Fernando Gómez Mont y Jorge Castañeda. Así como la activista María Elena Morera, el grupo México Unido en Contra la Delincuencia; y múltiples y diversos intelectuales y artistas.

Argumentos a favor de la despenalización sobran, razones y motivos también. El fracaso de la guerra contra las drogas brilla por sí solo en todo el mundo. Se le puede encontrar en las tendencias que muestran el aumento del consumo de estas sustancias en los países que más las consumen, en los cientos de miles de muertos que ha dejado a su paso, en el constante y exponencial enriquecimiento de los carteles. Luego de más de 40 años de prohibicionismo y combate frontal, violento y agresivo contra las drogas, después de más de 4 décadas de fracaso, infiero que ha llegado el momento de probar un plan B, que bien puede ser empezar despenalizando la marihuana.

Para el actual Jefe de Gobierno del Distrito Federal, el Dr. Miguel Ángel Mancera, la descriminalización de la mariguana cristaliza una ventana de oportunidad para reservarse un lugar de honor en la historia de la Ciudad de México, para dejar huella y precedente. Los ojos del mundo lo verían cambiar el rumbo del DF en materia de seguridad, destruir el paradigma de que tenemos que esperar a que los Estados Unidos nos digan cómo y qué hacer para luego actuar. Asimismo, fortalecería el concepto que se tiene de la capital como una ciudad progresista, culta, libertaria, liberal y moderna. Esperemos lo sepa. Que ahora aproveche.

Si el Dr. decide aprovechar esta oportunidad, por fin podrá darle una cara, mucho más nítida y clara, de izquierda a sus ciudadanos. Pero de una izquierda moderna, sin moralina ni religión; de un progresismo actualizado y revolucionario. Nada de conservadurismo ni posturas reaccionarias.

Anímese, doctor. A crear conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario