Páginas vistas en total

miércoles, 7 de agosto de 2013

Las palabras de AMLO siempre se quedan en palabras, y nada más



H. E. Cavazos Arózqueta
(@HECavazosA)

“Si pierdo me voy a regresar. A Tabasco. Sí”, respondió Andrés Manuel López Obrador hace 7 años a la pregunta “¿y si pierdes?”; luego le insistieron: “¿a leer?”. AMLO asintió. Acto seguido añadió viendo a otro lado: “a escribir historia. A dar clases sobre historia. Me voy a retirar”, manifestó reflexivo; para luego explicar: “…de la política”. La siguiente declaración es la que golpea, pues el tabasqueño aseguró: “No quiero ser cacique político”. A lo que le reviran: “¿no trabajarías por otra oportunidad?”. Quien en ese entonces acababa de dejar la jefatura de gobierno del Distrito Federal no esperó ni un segundo para responder con un contundente “¡No! Lo he pensado muy bien. Además no quiero hacer el ridículo, que es lo peor que puede pasar. En política se puede hacer de todo, menos el ridículo”.

La anterior entrevista la saqué de un fragmento de la película 0.56% ¿Qué le pasó a México?, de Lorenzo Hagerman. Se puede ver a partir del minuto 26.

Las respuestas de Andrés son contundentes. Sin embargo, al igual que su república del amor, quedaron en palabras empolvadas que jamás se hicieron realidad, que nunca devinieron en acción. Las palabras se quedaron en palabras, y nada más.

No olvidemos que durante la pasada campaña presidencial de 2012 también había firmado el dos veces candidato presidencial por las izquierdas que había de reconocer el resultado de la elección. La firma se quedó en una firma, y nada más.

Al final López Obrador terminó como cacique político, trabajó por una segunda oportunidad—con la amenaza de ir por la tercera—y no parece que entre sus planes a corto plazo esté buscar empleo como profesor de historia en algún colegio de Tabasco.

Yo siempre he creído que AMLO ganó en 2006. Que quede claro. Mas también soy de los que actualmente ven en él a un cacique político, a un hombre agobiado por una angustia terrible y febril, a la que llamo la angustia presidencial de Andrés.

Refresco las memorias. Busco crear conciencia. 

1 comentario:

  1. Definitivamente hay una gran cantidad de razon en lo que escribes, sin embargo no se que pasa a la izquierda, TODOS incluyéndote lo único que hacen es quejarse del golpe que asesto ningun dirigente han dejado por un lado el orgullo para negociar alianzas izquierdistas,lo increible que estamos aliados con partidos que nos han destruido y desdeñamos a los que en un momento nos dio la oportunidad de pelear por la presidencia y.... Ganarla pero no hubo valor para defenderla asi como no lo hay ahora yo le llamo cobardia terrible Afebril de la izquierda y sus dizque representantes...

    ResponderEliminar