Páginas vistas en total

jueves, 31 de octubre de 2013

La Calaca tilica y flaca contra los gringos y todos ellos



Humberto Enoc Cavazos Arozqueta

El vestido de xempaxúchitl
en el cajón se marchitó
Esos hijos de su chin...
Y mi México se agringó.

¡Ay cómo chilla la pobre calaca!
Quesque pinche modernización.
Bendita sea la globalización.
¡Cállate chachalaca!

Pobres de tus besos, tilica.
Antes dulces y abiertos,
sabían a pan de muerto;
ahora saben a ceniza.

En la ofrenda se secó el pulque,
ahí junto al retrato de Pepe Lupe.
Y su Catrina se volvió a morir;
y se lo tragó todo el jalogüin.

Por eso llora la calavera.
Ya no es aquella parrandera
que con todo muerto bailaba,
y que a ningún vivo asustaba.

Esta noche no saldrá la triste flaca.
Ignorará a los disfrazados y su alharaca.
Frente a la televisión beberá cerveza,
y cenará pizza o hamburguesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario